Juventud Antoniana se ahogó en su propio merengue, en sus lagunas, en su monotonía y sus fórmulas repetidas, en su propia impericia para generar fútbol cada vez que monopolizaba la pelota, en su incapacidad para definir las situaciones de peligro, en sus bajas producciones individuales y en su escasa resolución cuando se encontró con un gol "de otro partido" ante un contrincante que lo incomodó hasta el final, con "pimienta" arriba, pero al que tampoco le sobró demasiado, como Altos Hornos Zapla, sucumbió en Palpalá y perdió la punta y el invicto.
Uno a cero fue la derrota del santo en la tierra del acero ante un merengue más acertado en sus pretensiones: porque en el primer tiempo golpeó en el momento justo, y cuando tuvo que refugiarse para cederle el balón a la visita y aprovechar los espacios, complicó más de la cuenta y hasta pudo haber aumentado.
En un contexto de relativa paridad, a los 22 minutos de juego, Abraham se sacó dos hombres de encima con facilidad y la mandó a guardar desde 30 metros con un derechazo al ángulo. Golazo para sacudir la modorra. Zapla, con la ventaja, dejó venir al santo, que se engolosinaba y cedía espacios.
Juventud adolesció de volumen de juego en el mediocampo; Diago Giménez, solo, no pudo hacer mucho. Marcos Litre era puro yerro. Medina estuvo lento y no recuperaba. Y More era intrascendente por su carril. La falencia en la generación provocó un mayor desgaste de los hombres que suelen salvarle las "papas" al equipo, como Ibáñez y Balvorín, quienes retrocedían más de la cuenta y a quienes nunca les llegó una pelota limpia.
En las réplicas, Gorostegui, aún falto de fútbol, sufría y perdía ante cada desborde del escurridizo Pascuttini y la defensa jugaba al límite. Un ejemplo de ello fue Cárdenas, que perdió el aplomo al final del primer tiempo y fue amonestado por una dura entrada, antes de ser reemplazado por Albornoz.
En el complemento la tendencia fue un calco: un Zapla inteligente, con mayor resto y más punzante. Y un Juventud muy dependiente de la inventiva de los de arriba y sin mayores recursos. A tal punto que terminó jugando con cuatro delanteros en cancha y ni así pudo franquear el cerrojo local y el "centro a la olla" para Balvorín seguía siendo la fórmula monotemática.

El resultado:


A.H. ZAPLA 1 JUVENTUD 0

L. López (7) P. Lencina (6)
E. Villagra (5) J. Peirone (5)
C. Orieta (6) J.P. Cárdenas (5)
D. Abello (5) C. Ramadán (6)
D. Sueldo (5) R. Gorostegui (4)
P. Garnier (6) M. Litre (5)
H. Lillo (6) C. Medina (4)
J. Saavedra (6) D. Giménez (6)
J. Pascuttini (7) C. More (5)
D. Coria (6) G. Ibáñez (5)
M. Abraham (7) G. Balvorín (6)

DT: V.N. Godoy DT: J.J. López

Gol: PT: 22’ Martín Abraham (AHZ).

Cambios: ST: Inicio; César Albornoz (5) por Cárdenas (JA), 14’ Blas Tapparello (5) por Diago Giménez (JA), 28’ Walter Cuevas por Coria (AHZ), 42’ Cristian Girard por Gorostegui (JA), 47’ Federico Quispe por Pascuttini (AHZ).

Jornada: 4° fecha - Zona 5
Estadio: Emilio Fabrizzi (Palpalá)
Árbitro: Jorge Sosa (5)

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia