A orillas del Río Andalgalá, al pie de las estribaciones meridionales de la Sierra de Aconquija, a 250 kilómetros al norte de San Fernando del Valle de Catamarca, la aislada, apaciguada y somnolienta ciudad de Andalgalá se convirtió en las últimas horas en la "cuidad de la furia", donde se respira un ambiente de final, donde sus pobladores se ilusionan con la posibilidad de ascenso a la B Nacional del genuino representante federal de la región, Unión Aconquija; pero también donde una porción de Salta, un trozo de Lerma y San Luis pinta el paisaje.
Juventud Antoniana jugará esta tarde, desde las 16, en la cancha de Tiro Federal de Andalgalá, el partido más importante, quizás, de la ultima década, la posibilidad latente de meterse en la final por el ascenso. Para ello deberá vulnerar en su cancha en los últimos 90 minutos al duro estanciero de Víctor Riggio, en la revancha de la semifinal, que contará con el arbitraje del bonaerense Bruno Bocca.
Embed
Pese a la prohibición a rajatabla del público salteño en la esperada revancha de esta tarde, ningún antoniano quiere estar ausente y algunos ya marcharon en caravana por el ripioso y laberíntico camino que lleva a Andalgalá en autos particulares. Otros, dirigentes o allegados, como el presidente José 'Pepe'Muratore y su séquito viajaron para darle fuerzas al plantel.
Los jugadores, quienes arribaron en la mañana del sábado a la localidad catamarqueña, mantienen una concentración extrema y prácticamente no se movieron del hotel ni salieron a pasear en su estadía: allí realizaron actividades de ablande y entrenaron tras el extenuante viaje de alrededor de 12 horas vía terrestre, almorzaron, merendaron, cenaron. El frío de característica polar también contribuyó para que el grupo se guarde el mayor tiempo posible (se registraron temperaturas bajo cero en la madrugada del sábado).
Tras el empate en un tanto en el partido de ida en el Martearena hace 96 horas, que dejó un sabor a poco para los antonianos por las chances desperdiciadas y el error de Juan Pablo Cárdenas que derivó en el gol del estanciero, el santo, con dos de los tres resultados posibles que lo eliminarían, está obligado a ganar hoy por cualquier marcador, ya que aún en caso de empate, la ventaja deportiva favorece a los de Riggio.
Así como el búnker que aloja al plantel antoniano en Catamarca parece un cuartel, el cuerpo técnico mantiene la misma línea y un hermetismo total en cuanto a la inclusión de algunos jugadores: aún no confirmó a Joaquín Iturrieta, al que el Consejo Federal le redujo la pena, aunque es casi un hecho que estará desde el vamos en el círculo central tras perderse los dos últimos partidos, en Villa Ramallo y en el Martearena. La inclusión del Itu en reemplazo de Diago Giménez sería la única variante en relación a los que empata ron en la ida.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia