Con una rutina diaria de tres entrenamientos, Kevin Benavides pasa sus horas abocado de lleno a sus próximas carreras y casi sin pensarlo, el Rally Dakar ya está a la vuelta de la esquina.
De hecho, este fin de semana correrá, en el "Desafío Chaco", su antepenúltima carrera antes de regresar a la competencia más dura del mundo tras haber sido este año su revelación, al ganar una etapa y quedarse con la cuarta ubicación.
El salteño viajará mañana al litoral, justo en una fecha especial para todos los creyentes nacidos en la provincia, porque es el día en que los católicos renovarán su pacto de fe con los patronos y en diálogo con El Tribuno, el piloto hizo referencia a la emotiva procesión: "Lamentablemente no voy a poder estar, pero dejo un pedido para el Señor y la Virgen del Milagro".
En su viaje a Chaco, Kevin tendrá presente las santas imágenes, mientras éstas recorran el centro de la ciudad y también aprovechará para agradecer el excelente año que tuvo.
En solo nueve meses, el piloto no solo se consolidó en Honda, sino que pasó del equipo sudamericano al team HRC.
Además de convertirse en el mejor argentino posicionado en motos de la historia del Dakar, también se adjudicó las tres fechas del Rally Cross Country en Mina Clavero, el Desafío Ruta 40 y La Cumbre. También se quedó con el prestigioso Merzouga Rally de Marruecos, salió sexto en el Campeonato Mundial de Rally Cross Country en el Sardegna y terminó tercero en el Atacama Rally, solo por detrás del local Pablo Quintanilla y de Toby Price (ganador del Dakar 2016).
Sin querer sentir una presión extra, Benavides se prepara para su revancha entre el 2 y 14 de enero próximo, cuando recorra 9000 kilómetros entre Paraguay, Argentina y Bolivia.
Chaco, justamente será la antesala del Dakar y como el resto de los pilotos, el salteño hará su debut en esas tierras, con el gran objetivo de adaptarse rápido al duro suelo chaqueño.
"Lo bueno de esta carrera es que vamos a correr por una zona que no se corrió nunca y que va a servir para reconocer el lugar donde pasará una de las primeras etapas del Dakar", dijo a este matutino.
En Chaco existe una gran expectativa para recibir primero el Rally, para después esperar con los brazos abiertos al Dakar y Benavides lo sabe, porque como ocurrió en su primer Dakar, se convirtió en el héroe local no solo en su provincia natal.
"Leí que hay mucha gente esperando la competencia y eso está muy bueno porque va a poder disfrutar de una linda carrera que no suele llegar a esa zona".
El viernes los pilotos tendrán el prólogo, para después competir dos durísimas etapas entre el sábado y el domingo. En caso de ganar, Benavides acumulará cuatro de cuatro en fechas ganadas y solo le quedará competir en Chos Malal, Neuquén, a fines de octubre para adjudicarse la edición 2016 del Rally Corss Country.

Lo que viene

A menos de cuatro meses del Dakar, al finalizar el Desafío Chaco, Benavides solo tendrá dos competencias más para terminar un intenso año repleto de logros.
El primero de estos será la última fecha del Mundial de Rally CC en Marruecos, del 1 al 7 de octubre, para después regresar y competir en Neuquén de la quinta y última fecha del Argentino.
Para estar óptimo, Kevin divide sus horas en base a una intensa rutina. "Estoy entrenando a full. Hago trabajos en el gimnasio, también la parte aeróbica y en la moto. Además estoy haciendo crossfit. Todo eso lo divido en tres veces al día".
Así como Chaco será una fecha especial en base a lo que viene, también lo fue Atacama ya que ahí compitieron los mejores pilotos del mundo y donde el salteño terminó en la tercera ubicación.
"El Rally de Atacama fue muy bueno y Marruecos seguramente va a ser igual. La competencia en Chile fue dura, con errores que se pagaron caro para mí, porque si bien hice podio, me quedé con un poco con poco de bronca porque pude haber tenido un mejor final. Tuve dos caídas, aunque en balances generales terminé contento".
Uno de los grandes desafíos que afronta la revelación de este Dakar es abrir pista, ya que indudablemente va marcando el camino a los otros competidores y eso genera una pérdida de tiempo.
Sin embargo, tras haberle tocado liderar durante la mayoría de las carreras de este año, para Benavides ya es una satisfacción marcar la cancha.
"Me gusta abrir ruta, lo disfruto. Es verdad que siempre se pierde tiempo pero me gusta. Me tocó hacerlo varias veces y me dio más confianza".

Otra vez por Salta

Los salteños tendrán la oportunidad de ver a Benavides en la provincia en tres oportunidades en el próximo Dakar: el 4 (etapa 3), el 10 (etapa 8) y 11 de enero (etapa 9).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia