La etapa que recorrió Kevin Benavides entre Salta y Belén -Catamarca-, parece haber sido dentro de una misma provincia, la suya, porque más allá del fervor de los sus comprovincianos en el principio de la etapa 8, la llegada del salteño al campamento catamarqueño fue emocionante, tras el quinto puesto obtenido tanto en la especial de ayer, como en la general de su primer rally Dakar.
Cerca de las 16 se dio su arribo a Belén, mientras flameaba una bandera argentina con la leyenda: "K. Benavides, Catamarca está con vos".
Ni bien dejó su moto, el norteño adoptado por todo el país, subió una pequeña duna, levantó los brazos y saludó a la gente que en ese instante enloqueció. "Olé, olé, olé, Kevin, Kevin.." corearon y el salteño agradeció a cada uno de los presentes que estaban del otro lado del alambrado.
"Kevin, soy tucumano y desde allá te vengo a ver", dijo uno. Otro le hizo un pedido: "A seguir con la misma humildad ídolo". Después: fotos, autógrafos y despedida. Benavides se fue a descansar después de una jornada agotadora que tuvo 393 kilómetros de especial y otros 373 de enlace. Ahora se viene la segunda y última etapa maratón solo para motos y cuatriciclos, en circuito que comenzará en Belén y terminará en Fiambalá.
El salteño habló con El Tribuno sobre esta etapa y también sobre la anterior, la séptima, que lo dejó segundo en su tierra, nada menos que el día de su cumpleaños. "Fue realmente increíble el recibimiento, me hicieron pasar un día inolvidable de cumpleaños que va a quedar para siempre en mi recuerdo".
En esa parte de la competencia, entre Uyuni y Salta muchos abandonaron, pero a Benavides superó esos obstáculos con tranquilidad. "Tuve un buen ritmo, me sentí muy cómodo con la moto. Suspendieron una parte que nosotros igual corrimos, pero me sentí muy bien".
Ya al hablar sobre la etapa 8, en la que salió quinto y su ganador fue Toby Price, pese a que el salteño dominó en gran parte, aseguró que en su tierra "fue una etapa buen,a en la parte de Salta que iba ganando, hubo mucha navegación en la zona cercana a Belén, iba segundo y al abrir pista complica, te demora mas tiempo, pero dentro de todo tuvimos un ritmo muy bueno y llegamos muy bien".
Ahora se viene otra nueva etapa maratón sin apoyo logístico y al respecto comentó: "Lo más difícil se viene ahora en la segunda semana con las etapas más duras. Hoy fue muy largo y hay que recargar pilas para lo que viene", cerró.
De todas maneras la gente lo hará sentir como en su casa, como pasó en Termas, Jujuy, en Belén y por supuesto que en su Salta natal, donde ya hizo historia.

Enduristas desde siempre


Los catamarqueños que le hicieron la bandera a Kevin Benavides no se subieron a la moto del éxito del salteño ahora, sino que lo siguen desde sus comienzos en el enduro.
Padre e hijo, los locales no se ahorraron tiempo ni palabras de admiración para con Benavides, quien está haciendo historia en este rally Dakar donde se transformó en el primer argentino en ganarla, pese a ser debutante con 27 años recién cumplidos.
Sus admiradores prometieron que lo van a seguir por todo el trayecto que queda y se quedaron admirados de la humildad del piloto salteño, quien apenas vio el trapo, lo agarró y lo flameó, para el delirio de la gente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia