No es un "arrepentido". Está "adentro" y quizás es uno más de los miles barrabravas que existen en un país tercermundista en que la corrupción fue, o es, una moneda corriente. En donde, como reza el tango Cambalache cuando dice que es lo mismo ser "un ladrón" que un "gran profesor". Con Alentandooo.com este barrabarrava del grupo de hinchas más popular del planeta, conocido como "la 12", hizo un confesionario. Y dejó cosas que aún sorprenden.

¿Cómo fue tu inicio en la 12?
Un día me fui a ver un partido de Copa Libertadores, y un amigo, que ya estaba adentro, me hizo unos trámites por las entradas y me presentó otro amigo, que estaba en la barra desde la época de José Barrita, alias "El Abuelo". Era un pibe joven, de la tercera facción de la barra. Allí hicimos buena amistad y comenzó a presentarme gente y terminé con "Los pibes de la Boca", que son los que manejas los "trapos" en cada partido (banderas, bombos, sombrillas). Me aceptaron bien y comencé a ir con ellos a todos lados.

¿Cómo es la distribución de "las líneas" de mando?
En la primera línea están los jefes. Hoy la integra Rafael Di Zeo y Mauro Martín, pero hay otro jefe que está oculto, que es Marcelo Aravena "El Manco", de Lomas de Zamora, que fue jefe de la barra brava de Los Andes, y que sumó con los que siempre tuvieron problemas, "El Rafa" y "Mauro". La segunda línea está compuesta por los guardaespaldas. A ellos les dan unos mangos por partido o un sueldo al mes. Patovicas grandotes que son como "subsecretarios" de los líderes. Cada líder tiene a la vuelta de ellos unas 20 o 30 personas de la segunda línea. El resto es la tercera línea, que son personas que llevan gente, como lo hacían con "Los pibes de La Boca", por ejemplo. Por lo general son personas que comandan los grandes grupos. El que manejaba todo en "Los pibes de La Boca" era "El Gordo" Santiago Lancry (conocido como El Gitano), que es un tipazo. Él estuvo desde El Abuelo, El Rafa, Mauro, cuando estaba Fido" (De Vaux, de una facción opuesta).

Boca barras Di Zeo, Martin.jpg

¿Después de casi una guerra, porqué volvieron a unirse El Rafa y Mauro?
O se juntaban o se mataban. Uno de los dos iba a quedar. El que más chance tenía era El Rafa y a Mauro no le convenía terminar solo y sin chances y tenían que correr al que estaba, que era "Fido". A él lo convocó la dirigencia de Boca y le dijo: O se juntan los tres o te hacés a un lado vos. Entonces hizo un paso al costado, pero antes, y como medida de presión, sucedieron cosas que marcaron su separación: lo atacaron a un cuñado, a un negocio de la hermana o de la madre le prendieron fuego y de esa forma lo presionaron. Este pibe se fue y ahora está del lado de enfrente. Al que no lo quieren recibir es a Maximiliano "Pelado" Mazzaro. Lo que sucedió con él es "top secret". Cuando estuvo Mauro y Maxi eran los dos socios, pero el que manejaba todo era el "Pelado". El que aparecía en las noticias era Mauro Martín, pero el que hacía todo el negocio era Maxi. Él era el que hacía la logística. El que decía por dónde iban los pibes, los bombos y las banderas, el que hablaba con la Policía para que la gente ingresara. Y eso no le convenía a Rafa. En realidad están juntos para volver a tomar el control de la barra brava. Los tres (junto a Aravena) concurren juntos a las canchas. Ellos son los que manejan todo.

¿De que "todo" hablamos?
Desde el estacionamiento, pasando por los "trapitos" y hasta cierta cantidad de entradas. Es todo poder. Boca tiene una capacidad para 55.000 o 60.000 espectadores. En cada partido en la Bombonera van entre 10.000 y 20.000 vehículos. A cada coche le cobran $100 pesos. Hacé número. El estacionamiento lo manejan pibes que la barra manda y después le tiran unas monedas.

¿Es seguro dejar el auto?
Sí, en cierto modo es seguridad. No te provocan una zona liberada, pero lo tenés que pagar. Vos llegás y el tipo te dice "tenés que pagar". No existe el "te lo dejo y después arreglo o pago".

¿Y los vendedores, el marketing y el turismo?
Antes y después de cada partido tenés gente que está en la venta de choripán, patys, banderas y a ellos también les cobran una especie de "peaje". El tema turismo y de marketing lo maneja el club. La barra también maneja una cierta cantidad de entradas, conocidas como "entradas protocolares", que le regala la propia dirigencia (el número supera las 300 en cada partido). Por ejemplo te venden entradas a 1.500 pesos, y de allí lo que vos saqués por la venta de esas entradas es tuya. Imaginate, en un superclásico entre Boca y River se revenden las entradas y podés llegar a pagar cada una entre 3.000 y 5.000 pesos. O sea que el negocio en Boca maneja más de 1.500.000 por partido.

Entonces, ¿cuánta plata mueve la barra por fin de semana?
Más de 1.500.000 pesos. Pero a partir de allí comienza el reparto y en ese sentido el Rafa reparte más que cuando Mauro estaba a cargo. Di Zeo es parte del pueblo xeneize.

Boca barras la 12.jpg

¿El Rafa es popular... y Mauro?
Te cuento una. Di Zeo cae preso por la violencia contra el hincha de Chacarita. Estaba el “Uruguayo” (Richard William Laluz Fernández), otro que estuvo con Di Zeo, que lo conoce en la cárcel.
Ese tipo daba miedo, realmente daba miedo. Se estaban peleando entre Mauro y Richard para ver quién se quedaba al mando de la barra. En la pelea desplazan a Richard.
Se queda Martin con el “Pelado” (Maximiliano Mazzaro). Al tercer partido Martín vino con un Minicooper. Imaginate la guita que mueven.

¿Mauro ahora tiene mucho menos exposición?
Sí, pero mirá: a Mauro lo tildan de que es hincha de Vélez, el “Pelado” Maxi es hincha fanático de Almirante Brown, el uruguayo Richard es de River. Es más, el uruguayo tenía un tatuaje con el escudo de River. Eso sí, era un tipo picantísimo, daba miedo, se te paraba al lado y comenzabas a transpirar frío. Es un tipo que además no tiene escrúpulos y siempre estaba calzado. Era un tipo que sin mediar palabras capaz que sacaba el arma y te daba.

¿Es tan violenta la barra por dentro?
Ahora no. Te imaginás que después de lo que le pasó al Rafa se cuidan. Pero se cuidan porque no pueden perder negocios que les están dando fortunas. Pueden amenazar o amedrentar a alguien como le pasó a “Fido”. Por eso no pueden exponerse tanto, porque pierden terreno y eso es perder negocios.
Hay mucho dinero en juego. En un Boca-River llovían los insultos entre las barras: “Que si te veo te vamos a matar, estás muerto, o cosas así”. Se cantaban de todo, pero cuando salían de la cancha eran unas carmelitas, porque a ellos no les conviene. Se la aguantan los dos, porque todo es folclore.

¿Hay connivencia con policías, dirigencia y Justicia?
La dirigencia aporta algo, los jugadores también, quieran o no quieran. Es por apoyo a ellos mismos. No les queda otra. En otros tiempos le cantábamos a los jugadores para que transpiren la camiseta y ahora escuchás que son solo cánticos para el club. Los tiempos han cambiado o hay arreglos de por medio. Las canciones de la barra hoy no presionan a los jugadores. De la policía y la Justicia, no hablo.

¿Y todos los barrabravas son socios del club?
La mayoría.

¿Y la barra, es un refugio de la delincuencia?
En cierto modo sí, pero de los delincuentes grandes. No de los chicos.

¿También maneja la droga?
No. La droga no se comercializa en este club. Sé que en otros clubes sí pasa, pero en Boca el que consume se lleva su propia droga.

¿Qué códigos se respetan y cuáles no?
Según quién esté al mando. En esa época en que estaba Richard, su propio hijo salía a robar a la gente que concurría al estadio. Cadenitas de oro, celulares, relojes, billeteras. Pero el Rafa no permite eso.

¿Es más “sano”?
Sí, es más sano. Por eso es más popular. A él lo que le gusta es salir en la televisión, mostrar presencia, es más mediático. Y delinquir contra el boquense no pasa por su mente y cae con todo el peso. Puede que haya cosas que no vea y se le escapen, pero nunca lo permitiría.

Por el carisma y perfil, puede llegar a ser un alto dirigente.
Yo creo que es un sueño, pero dentro de la política de los clubes todo puede suceder. Por ejemplo en las últimas elecciones en Boca, y como muchos pensaban, el que no debía ser presidente era Angelici, por muchas cuestiones, pero terminó ganando por el apoyo de los vitalicios. Muchos de los viejos fueron los que lo votaron. La gente nueva fue muy poca la que lo votó.

Pero, ¿y las circunstancias?
Sí, por supuesto, la llegada de Tevez, un doble campeonato obtenido le sirvieron. Angelici ganó por un par de “cosas locas”, pero ganó, y vos pensás por allí que fue por apoyo de la barra también, pero el candidato para la barra era Beraldi y era lo que la barra iba a apoyar. Para mí era Ameal. Ahí te das cuenta que el apoyo de la barra no influye tanto.

¿Cuántos micros maneja la barra?
Y, según los partidos. En un partido con River entramos todos gratis. Hablamos de 14 o 15 micros con barras. Unas 50 personas por colectivo.

¿La cuestión barra se hereda al hijo?
A veces sí. Conozco un caso, de tantos, que el padre ya era barra de la época de “El Abuelo” Barrita y después llegó su hijo, que hasta manejaba las entradas, mientras que él nunca lo hizo.

¿La segunda línea de los barras, de qué clase social son?
Clase media y media baja. Y los tipos que los siguen a ellos son piratas del asfalto, delincuentes de alta monta, delincuentes denominados “grandes”. Son delincuentes que salen a robar restaurantes, bancos, blindados.

¿Las barras tienen fecha de vencimiento?
Yo creo que no. Lo que pasa es que nadie se ocupa de ponerle fin a esto, esté quien esté. Los políticos, los dirigentes y hasta la policía los necesita y los utiliza. Hasta me animo a decir que son un mal necesario.

¿Por la forma de atraer adeptos son una especie de secta?
No. Los barras le dan el folclore a cada partido. A veces ni siquiera lo ven. Cantan y alientan todo el tiempo. Un día vi un partido de Juventud Antoniana con la prohibición de entrar con banderas y bombos, y no es lo mismo. Es hasta aburrido. En la 12 el folclore es muy lindo, es infaltable.

Pero ese folclore es para algunos. ¿Las familias siguen yendo a las canchas o huyen de ustedes?
En realidad en el estadio tenés más seguridad que en la calle, principalmente en la Ciudad y provincia de Buenos Aires, en donde la violencia crece día a día y en donde se perdieron casi todos los códigos. Al menos, la barra protege a su gente y no atenta contra ellos. Y con respecto al foclore, es para todos. Algunos lo viven de una forma y otros de otra manera. Boca es una fiesta, gane o pierda.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia