El nombre de Cristian Girard se impuso en la mesa de decisiones de Juventud Antoniana por sobre Leandro Zárate, para reforzar la delantera antoniana de cara a una apuesta redoblada, como lo será la lucha por el ascenso en el próximo torneo Federal A. Sin hacer mucho ruido, desde San Lorenzo de Alem, este santafesino de amplia foja en clubes como Libertad de Sunchales, Racing de Olavarría, Guillermo Brown de Puerto Madryn y Real Potosí de Bolivia, entre otros, dice llegar con todas las ganas de no pasar desapercibido en el santo.
En diálogo con Alentandooo, tras su primer entrenamiento con el santo, se refirió a un desafío triple: hacerse un lugar, luchar por el ascenso en un club cargado de presiones y procurar ser titular en un equipo con base armada. “Llego con las mejores expectativas a hacer una buena pretemporada para arrancar el torneo con todo. Sé que Juventud exige una responsabilidad grande de pelear arriba siempre. Dirigentes, cuerpo técnico y jugadores me recibieron muy bien, percibí una armonía en su conjunto que me parece fundamental para pelear por algo. Las tres patas de una mesa deben estar sólidas, mi impresión es que acá sucede eso y es vital para lograr grandes cosas: primero el grupo y luego el equipo”, consideró el flamante delantero, quien continuó refiriéndose a la meta fijada. “Llegás a un grande y sabés por qué vas a pelear. La responsabilidad es grande, pero el desafío es hermoso. Se mantuvo una base y la misma se reforzó en todas las líneas, eso es positivo. Habrá más recambio y competencia interna, y eso le hace bien a un grupo. Yo entreno para jugar, para ganarme un lugar. Llegué para pelearla, no vengo para ser suplente. Pero soy consciente de los grandes delanteros que tiene Juventud, todos tienen una jerarquía enorme y será un honor pelear un puesto con todos ellos”.
En relación a la exigencia de ascender y las urgencias de los hinchas, el atacante surgido de las divisiones inferiores de Atlético Rafaela consideró: “Es entendible la impaciencia, la gente quiere salir de esta categoría y esa es una presión linda para cualquier jugador. Yo llego para sumar desde adentro, o desde afuera si me toca. Como dije, el grupo humano está por arriba de lo futbolístico, pero yo me sacrificaré al máximo y los goles, como para cualquier delantero, son mi alimento y lo que me sube la moral”.
A la hora de dejar su carta de presentación, Girard se describió: “Me gusta estar cerca del área, aguantar la pelota, jugar de espaldas y hacer goles”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia