La justicia federal de los Estados Unidos desclasificó la declaración del empresario argentino Alejandro Burzco, en el marco de la investigación por la causa conocida como FifaGate, el escándalo de corrupción ligado a la máxima entidad del fútbol mundial.
En su confesión, el ex CEO de Torneos reconoció el pago de sobornos. Sostuvo que la empresa ya lo hacía desde antes de su ingreso, que se produjo en el año 2005", y que, ante esta situación, él decidió "tener un papel activo en el esquema de sobornos".

Burzaco admitió que, entre 2005 y 2015, se pagaron "decenas de millones de dólares" a altos dirigentes de la Conmebol y de la FIFA para "obtener y mantener los derechos comerciales de varios torneos", entre los cuales se encontraban "Copa Libertadores, Copa Sudamericana, Copa América, las ediciones 2018, 2022, 2026 y 2030 de la Copa del Mundo, y varios partidos amistosos".
"Lamento la decisión. Estaba equivocado", dijo el argentino, quien ya se declaró culpable de tres cargos por asociación ilícita, conspiración de fraude y conspiración de lavado de dinero.

Además, señaló ante el juez que "Torneos y yo aprovechamos esos pagos directa e indirectamente, garantizando esos derechos en una compañía de la cual Torneos era accionista. Esa compañía fue capaz de comercializar y Torneos fue capaz de producir de manera exitosa los torneos cubiertos por esos derechos". Burzaco, quien aceptó devolver más de 21 millones de dólares, conocerá su sentencia el próximo 24 de junio.

El argentino, que luego de dictarse su detención había estado prófugo durante unos días, se entregó en Italia el pasado 10 de junio, para luego ser extraditado a Nueva York. Ya en suelo estadounidense, fue liberado tras el pago de una fianza de 20 millones de dólares.

Webb y Margulies también se declararon culpables

En el marco de la misma causa, y por orden del magistrado de Brooklyn, Raymond Dearie, la Justicia también desclasificó las declaraciones del exvicepresidente de la FIFA Jeffrey Webb, y el empresario brasileño José Margulies.

Webb admitió haber abusado de su posición para enriquecerse de manera personal a través del otorgamiento de derechos comerciales de torneos de fútbol organizados por la Concacaf.
En ese marco, precisó haber cobrado sobornos para entregar a una compañía de marketing deportivos los derechos comerciales de partidos clasificatorios para los Mundiales de 2018 y 2022, así también como para la Copa Oro, Liga de Campeones y torneo de clubes de la Concacaf.

La Copa América Centenario, a disputarse en el mes de junio en los Estados Unidos, también quedó en el ojo de la tormenta luego de que el dirigente de Islas Caiman manifestara haber recibido sobornos en torno a la venta de sus derechos comerciales.
Webb ya se declaró culpable de siete cargos, entre los que se encuentran la asociación ilícita, la conspiración para cometer fraude y la conspiración para lavado de dinero. También libre bajo fianza, espera conocer su sentencia el próximo 3 de junio.

Margulies, en tanto, declaró haber funcionado como intermediario de pagos ilícitos entre las empresas de marketing, entre las que se encuentra Torneos, y los dirigentes de las asociaciones. El brasileño, que admitió su culpabilidad en cuatro cargos, deberá devolver nueve millones de dólares y también conocerá su sentencia el próximo 24 de junio.

En total, las causas abiertas en Estados Unidos por el escándalo de corrupción en la FIFA, que estalló en mayo de 2015 y tuvo una segunda oleada de acusaciones en diciembre, incluyen a 40 personas, la mayoría altos dirigentes del fútbol del continente americano, y dos compañías de marketing deportivo.
Quince individuos se han declarado culpables, aceptando cooperar con la fiscalía a cambio de una posible reducción de la pena, y 25 son actualmente juzgados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia