El director técnico argentino de Atlético de Madrid, Diego Simeone, confesó hoy que en el segundo tiempo, cuando su equipo perdía, de local, frente a Barcelona 3-2 y actuaba con diez hombres por la expulsión de Gabi por las semifinales de la Copa del Rey de fútbol, "decidió jugar sin aspiraciones", porque prefirió "no sufrir más goles".
"El partido se terminó en la primera mitad. En la segunda jugamos cómo vieron por decisión mía, ya sin aspiraciones e intentando no sufrir ningún gol y no correr riesgos. Soy el entrenador y decido cómo juego en cada momento", afirmó Simeone.
"Siento orgullo por mis jugadores. El primer tiempo fue extraordinario, con rebeldía y un gran entusiasmo por parte de todos para remontar la eliminatoria", agregó, según EFE.
El entrenador rojiblanco hizo un balance sobre la participación de su equipo en la Copa del Rey: "Ha sido una Copa muy digna. Haber eliminado al Hospitalet y al Real Madrid ha sido importante y nos ha permitido enfrentarnos al Barcelona. Lo hemos hecho bastante bien hasta la primera parte de esta noche", opinó.
"En la primera parte jugamos muy bien y eso que no era fácil porque el campo estaba lleno de conejos", dijo de forma irónica, conocedor de que Luis Enrique, el director técnico de Barcelona, había dicho anteriormente que el balón rebotaba como un conejo.
En otro orden, el defensor argentino del Atlético, Cristian Ansaldi, fue detenido por la policía madrileña en la previa del partido, por mantener una discusión con un agente. El jugador del seleccionado argentino fue derivado a la comisaría de Arganzuela.

    ¿Qué te pareció esta noticia?

    Aparecen

    Sección Editorial

    

    Comentá esta noticia