Las fechas de los partidos entre Boca y River que se jugarán por lo octavos de la Copa Libertadores se conocerán el jueves próximo, en tanto en la CONMEBOL negaron que la dirigencia riverplatense haya pedido un cambio de día para jugar los superclásicos.
El eventual cambio de miércoles 6 y 13 de mayo para los jueves 7 y 14 levantó una polémica mayor en Boca, al punto que el entrenador Rodolfo Arruabarrena consideró una 'ineptitud' de la dirigencia del club dejar que le cambien la fecha.
Arruabarrena tomó a pie firme que los partidos serían el 6 y 13, pero el presidente de la CONMEBOL, Juan Carlos Napout, dejó en claro que esas fechas son tomadas "como referencia".
Es que la Libertadores se juegan los martes, miércoles y jueves y siempre se toman como referencia los miércoles.
Napout admitió que el martes 5 no se jugará el superclásico porque habrán pasado solo dos días del clásico por el torneo local, con lo cual quedó abierta las fechas del 6 y 7.
"Las fechas se van a definir el jueves" una vez que termine la clasificación de equipos y allí lo definirá la comisión de Competiciones, sostuvo Napout, reiterando los dichos que hizo más temprano el director de Comunicaciones de esa entidad, Néstor Benítez.
Al hablar por el canal TyCSports, Napout admitió haberse enterado de la polémica y negó que River haya pedido jugar el jueves.
Lo cierto es que las declaraciones de advertencia de Arruabarrena de ayer llevaron al presidente de Boca, Daniel Angelici, a poner orden intramuros, y afirmar que el Vasco debe preocuparse "por empezar a preparar" los superclásicos que "de las fechas nos encargamos los dirigentes".
Temprano acusó recibo Juan Carlos Crespi, el vice segundo de Boca, quien hizo causa común con Arruabarrena.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia