La Conmebol, a través de su Tribunal de Disciplina, descartó actuar de oficio respecto a la situación del mediocampista de Boca Pablo Pérez y el volante de River Carlos Sánchez, quienes quedaron expuestos por sus actitudes antideportivas en el duelo de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.
Así lo destacó el uruguayo Adrián Leiza, vicepresidente de Tribunal de Disciplina de la Conmebol, quien descartó cualquier sanción a una situación que no haya sido incluida en los informes del árbitro Germán Delfino o de los veedores que estuvieron en el estadio Monumental.
"Nosotros actuamos respecto a los que informan los árbitros y los veedores dentro del campo de juego. Por ejemplo, yo no compartí cuando la FIFA actuó de oficio contra Luis Suárez en el Mundial (por el mordisco a Chiellini) porque gracias a los medios de televisión se puede tener acceso a otras visiones y sería tener una actitud discriminatoria", justificó a TyC Sports.
Embed

En ese sentido, Leiza remarcó que esa decisión es orgánica del Tribunal de Disciplina de Conmebol, donde son todos "abogados y está por ejemplo Alejandro Marón (presidente de Lanús) que también tiene uno de los Tribunales, y siempre adaptamos este criterio".
"Si nosotros nos pusiéramos en fiscales sería una locura, por algo están los árbitros y el fútbol es un espectáculo. Escaparía a las funciones, sería algo que pecaría contra la esencia de este maravilloso deporte", reafirmó.
Asimismo, Leiza aclaró que existe una instancia para que tanto los clubes como los jugadores que fueron víctimas envíen su denuncia junto a las pruebas que la certifiquen al Tribunal de Disciplina de Conmebol.
"De oficio nosotros no vamos a actuar. En el reglamento está previsto que haya denuncias de los clubes, o del jugador que fue víctima. En ese caso se analizará, con las pruebas que se aporten, y se tomará la decisión", resumió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia