El silencio es atroz. Las miradas se pierden, los corazones se parten. Caen lágrimas, hace mella la sinrazón. Sobran las palabras. La desilusión se vuelve dolor. Este pueblo que se viste de negro está curtido con eso. Igual no hay consuelo.
Cuando un gigante cae, el impacto y el golpe suele ser de la misma magnitud. Duro. Cayó Central Norte. Perdió el ascenso, perdió el fútbol salteño.
Sobran los interrogantes y todavía están dando vueltas en el estadio, en el vestuario, en el barrio. ¿Por qué otra vez?
El fútbol suele llenarse de excusas pero tiene verdades irrefutables. El fútbol es más simple de lo que se supone. Es, casi siempre, 2 más 2. A Central Norte se le ha caído por su fracasos anteriores porque ha carecido de jugadores importantes y que hayan estado a la altura. Esta vez, con mejor potencial, tampoco alcanzó. Y Central Norte no ascendió porque no la metió tantas veces como fueron necesarias. Simple. No lo hizo en los penales, una ruleta rusa que no sabe de buenas campañas, que no tiene recetas y que atropella los merecimientos y los meses de trabajo, se devora todo.
Embed
Para disfrutar de la experiencia 360º en un video, desde un teléfono smartphone, debes hacer clic AQUÍ

Pero esta instancia decisiva y que terminó por darle la gloria a Huracán Las Heras (2-2 en el partido y 3-2 en la definición de los doce pasos) llegó como un eslabón más de una cadena de equivocaciones. En una final, con el título en juego, una vuelta olímpica, nada de esto se puede dejar librado al azar. Absolutamente nada. Y es imperdonable errarle tanta veces al arco. Una cadena de errores.
Primero Matías Ceballos, justo él, uno de los mentores de una campaña que no deja de ser buena, pero que ya a nadie le importa. Le pifió con su "palomita" apenas sonó el silbato y luego la entregó mal, tan mal que Matías Guerra se la llevó hasta el fondo y le sirvió a Maximiliano Herrera para el primero.
Huracán pasó a ganar en todos los sentidos y comenzaba otro partido. Central hizo todo lo que no tenía que hacer: no solo erró debajo del arco mendocino, también durmió en las contras, la cancha se le hizo larga, se mareó, se apuró, se llenó de confusiones, se bloqueó en conjunto. Todo en un lapso de 45 minutos en el que tranquilamente el cuervo pudo haber estado arriba en el marcador.
Un manto de nerviosismo, una lesión inesperada, un cambio quemado antes de tiempo (Visintini tuvo que reemplazar a Galarza). Y va Cáceres, y falla, la Perla Reyes tampoco puede, el gigante Krupoviesa cabecea débil. Faltan minutos para cerrar una primera etapa y va otro delantero, Miguel Puntano, para remendar la floja tarea ofensiva. Pero ya no hay tiempo. Central se va perdedor al vestuario. En el ping pong fue un claro ganador (4-2). En el juego fue inferior.
Quedaban 45 minutos más. El ascenso se estaba yendo a Mendoza. Huracán mantuvo la tranquilidad, aprovechó los espacios y sabía que una más iba a tener. Y la tuvo. Y festejó una vez más: Lucas Rodríguez rechazó pésimo y le sirvió el balón a Cristian Lucero. Y el Gato tuvo que sacarla de adentro del arco. El silenció habló por sí solo en el estadio. Central estaba cada vez más lejos del ascenso. Sin fútbol, Central apostó al corazón, a su garra tradicional y así empató de "prepo", con una carambola que embocó Matías Fernández y una guapeada de Miguel Puntano que terminó con pelota y todo adentro del arco.
El 2-2 reencendió el estadio, el milagro parecía posible, el ascenso también. Pero la tensión y el cansancio fue más fuerte. Se corría menos, el balón iba sin dirección y el partido, a los penales. Y acá más eslabones. Faltó convicción, entereza, un poco de fortuna también. Ceballos quiso asegurarla al medio y se lo atajaron. Reyes la quiso colocar y se lo adivinaron. Y Sueldo le pegó muy abajo. No es completamente justo ni razonable recargar culpas en estos remates desgraciados, la responsabilidad y los yerros comenzaron mucho antes.
Embed

Hoy barrio norte se impregna de tristeza. Cayó Central, cayó un grande de verdad y sacudió a media Salta. Y como grande que es volverá a levantarse.

  • Los penales
Pateó Lucero, atajado
Pateó Ceballos, atajado
Central 0 - Huracán 0

Remate de Guerra, gol
Remate de Reyes, atajado
Central 0 - Huracán 1

Tiró Pistone, gol
Tiró Krupoviesa, gol
Central 1 - Huracán 2

Lanzó Moyano, gol
Lanzó Ortega, gol
Central 2 - Huracán 3

Pateó Barrera, ,desviado
Pateó Sueldo, desviado
Central 2 - Huracán 3

  • La síntesis

CENTRAL N. 2 (2) HURACÁN 2 (3)
L. Rodríguez (4) F. Agüero (9)
N. Ayejes (5) D. Pereyra (4)
P. Krupoviesa (6) F. Giuseponi (5)
R. Urueña (5) F. Pistone (5)
M. Priotti (5) J. Olmedo (5)
D. Sueldo (5) F. Cámara (6)
M. Fernández (4) F. Martín (5)
F. Galarza (4) J. Aguilar (6)
E. Cáceres (4) M. Guerra (6)
M. Ceballos (4) C. Lucero (6)
F. Reyes (4) M. Herrera (8)

DT: P. Rioja DT: Giménez-Torres

Goles: PT: 3' Maximiliano Herrera (H). ST: 8' Cristian Lucero (H), 25' Matías Fernández (CN) y 30' Miguel Puntano (CN).
Cambios: PT: 22' Jorge Visintini (4) por Galarza (CN) y 37' Miguel Puntano por Ayejes (CN). ST: 13' Jorge Ortega por Emanuel Cáceres (CN) y 38' Gabriel Moyano por Fernando Martín (H).

Jornada: Final - revancha
Árbitro: Fernando Brillada (Resistencia)
Estadio: Padre Martearena

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial


RUARTEZ
RUARTEZ · Hace 1 mes

que bien puntano puso lo que habia que poner en los partidos decisivos- MATIAS CEBALLOS MUY SOSPECHOSO TODO LO DEL VAGO. DESDE VARIOS PARTIDOS IMPORTANTES ANTERIORES ERRO PENALES, HOY GOLES SOLO Y BAJO EL ARCO-HOY PATEO EL PENAL A LO GIGLIOTI- DESDE MITRE QUE LO VEO COMO SIN GANAS-ESTE VAGO ME DESPIERTA MUCHAS SOSPECHAS. JUGABA A MEDIA MAQUINA , COMO A MENOS-YO NO LO MANTENDRIA PARA LA PROXIMA TEMPORADA- NO ME DA CONFIANZA.

Comentá esta noticia