La resolución del segundo descenso sumó este fin de semana un nuevo capítulo de suspenso e incertidumbre, que buscará resolución en la última fecha, donde Nueva Chicago, Huracán y Temperley pelearán mano a mano.
El Torito es el único que puede descender directamente, ya que en el caso de Huracán y Temperley lo mínimo a lo que pueden aspirar es a un desempate o un triangular para conocer quién acompañará a Crucero del Norte a la Primera B Nacional.
Nueva Chicago se aferra a una ilusión que era impensada hasta hace algo más de un mes, gracias a cuatro triunfos consecutivos, pero Huracán y Temperley dejaron pasar el domingo la oportunidad de asegurarse un lugar en Primera en 2016 al no conseguir al menos un empate ante Quilmes y San Lorenzo, respectivamente.
Tres puntos separan a Nueva Chicago (26) de Huracán y Temperley (29), tres equipos que ascendieron hace casi un año dentro del pelotón de diez clubes que pasaron a integrar el torneo de 30.
El próximo fin de semana, seguramente en el mismo día y horario (resta confirmación de AFA), los tres comprometidos jugarán de local: Nueva Chicago ante Quilmes, Huracán frente a Belgrano y Temperley con Argentinos.
Matemáticamente, el panorama sigue siendo favorable para los equipos de Eduardo Domínguez y Ricardo Rezza, pero hay dinámicas y circunstancias que reanimaron al conjunto de Mataderos.
Así como Nueva Chicago obtuvo los últimos 12 puntos, Temperley, con la caída frente a San Lorenzo, acumuló su quinta derrota consecutiva.
Y Huracán vuelve a quedar en el medio de una disyuntiva que ya lo afectó en la primera mitad del año: la atención puesta en las copas continentales condiciona su campaña en el certamen local.
Lo que le ocurrió en el primer semestre con la Copa Libertadores, ahora lo vuelve a experimentar con la Copa Sudamericana, en la que el jueves se medirá con River, por la ida de la semifinal.
Luego de los resultados del domingo, varios hinchas de Huracán cuestionaron en las redes sociales la decisión de Domínguez de preservar a dos de los principales titulares, el volante Federico Vismara y al goleador Ramón Ábila, para ir al estadio Monumental por la Sudamericana.
Domínguez, que fue expulsado a los 28 minutos del primer tiempo por protesta desmedida, justificó su elección: "Somos el segundo equipo en la Argentina con más partidos en el año. Les di descanso a algunos jugadores porque vienen de un trajín muy largo".
Lo cierto es que Huracán recibirá a Belgrano de Córdoba sabiendo que un empate le permitirá a ambos cumplir objetivos: el Globo quedarse en Primera División y al Pirata ingresar a la Liguilla Pre-Libertadores.
De su lado, Temperley decayó mucho en el tercio final del torneo, donde sólo consiguió un triunfo en los últimos diez partidos, en seis de los cuales no hizo goles.
En un momento complicado se encomienda a la experiencia de Ricardo Rezza, el director técnico con el que en 2014 subió dos categorías (a la B Nacional y Primera División) en una gestión de 73 partidos: "Hay que recuperar la confianza, tenemos fe en revertir este bajón", expresó.
El Gasolero recibirá a un Argentinos Juniors que todavía debe certificar su clasificación a la Liguilla Pre-Sudamericana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia