Insólito por donde se lo mire, más tratándose de un futbolista profesional, que se precia como tal y que cobra un salario por hacer su trabajo. El tucumano Juan Carlos Carrizo, quien había arribado en condición de refuerzo a principios de año, pero que nunca llegó a jugar oficialmente por el torneo Federal A pero que tenía contrato profesional de AFA, fue despedido con causa de la entidad de Lerma y San Luis por un hecho particular.
Los directivos del santo decidieron rescindirle el contrato al mediocampista por no tener DNI para jugar desde su llegada y por no haber realizado los trámites correspondientes para tramitarlo. El futbolista había sido advertido desde hace tiempo acerca de este inconveniente y los dirigentes lo instaron a solucionar sus cuestiones personales, ya que era tenido en cuenta por el DT Alberto Pascutti. Sin embargo, la falta de documentación lo privó de viajar a Catamarca el sábado pasado para enfrentar a Unión Aconquija por la última fecha de la fase regular, para ser parte de la rotación que implementó en Beto. Ante esta situación, en Juventud se cansaron y decidieron rescindir con el jugador.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia