La familia de Ezequiel Ham, el jugador de Argentinos Juniors que sufrió una fractura expuesta de tibia y peroné por parte de Carlos Tevez, emitió un comunicado al respecto de las sensaciones que tiene el jugador tras ser operado y evitó proclamarse con respecto a la intención que tuvo el Apache en esa desafortunada jugada. El comunicado dice:

"La familia en el fondo está destruída. Como todos saben hay cosas muchísimo más graves en la vida, pero para la de un futbolista es una de las peores experiencias que puede vivir. Y más si se piensa en el contexto de un pibe de 21 años como Ezequiel: luego de tanta lucha, como la de cualquier chico, logró continuidad, estaba jugando bien e incluso haciendo buenos partidos contra los equipos grandes, incluyendo goles.

Sin embargo, tanto él como la familia estamos fuertes y tranquilos, esperando que la operación salga bien y que se recupere lo más pronto posible. La esperanza y la ilusión de que vuelva aún mucho mejor nos ilumina este momento oscuro.

La gente de Argentinos (y creo que gran parte del ambiente del fútbol), el cuerpo técnico, médico y los compañeros de Ezequiel se portaron excelente y le muestran su apoyo por todas las vías posibles. Ezequiel se muestra muy reconfortado y agradecido con eso.

Del entorno de Tévez el único que se comunicó fue él, y le pidió disculpas. También recibió el apoyo de algunos dirigentes de Boca y de la AFA. La familia decidió no hablar con la prensa hasta después de la operación final. No queremos que nada repercuta sobre Ezequiel negativamente a futuro; él lo único que quiere es jugar al fútbol.

Las imágenes previas y la de la lesión son más que elocuentes. La intención la juzgarán ustedes y queda a libre interpretación de cada uno. Lo importante es el apoyo que le brinda la gente y todo el mundo Argentinos y del fútbol y que Ezequiel, como cualquier pibe, pueda seguir con su sueño lo más pronto posible".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia