El masivo interés de los hinchas de Central Norte, ahora nuevos socios, sobrepasó las expectativas de los dirigentes. Pero a su vez, el orgullo y la algarabía por la enorme respuesta de la gente se trasformó en un problema puertas para adentro: el estadio "Dr. Luis Güemes" superó la capacidad de espectadores que autorizó Bomberos, para recibir el domingo a Brown de Lules.
En principio, se habló de que podrían concurrir 2500 socios, pero esa cifra se habría incrementado a 3000 debido al gran interés que despertó el regreso.
En la Web oficial exclusiva para socios de Central Norte, los números crecieron considerablemente en la jornada de ayer, como en los últimos días. La sede del club de Barrio Norte se vio desbordada por la masiva concurrencia de gente.
Lejos quedaron las cifras impuestas por el organismo de seguridad, porque la masa societaria aumentó y lo continuará haciendo, teniendo en cuenta que el plazo para sumarse a la familia de Central Norte vence esta noche. "La vuelta a casa" revolucionó en mundo azabache provocando un "lindo" dolor de cabeza para los dirigentes, quienes analizaron minuciosamente la situación para tomar una decisión.
"La capacidad del estadio la dará la Policía mañana -por hoy-. Una vez que sepamos eso veremos qué hacemos, pero el plan es que los socios compren su entrada hasta que se acaben. Lamentablemente, no tenemos otra opción", dijo Juan Balut, dirigente de Central Norte, en diálogo con El Tribuno.
Luego, el directivo agregó: "Ojalá que puedan entrar todos, sino lo podrán hacer el próximo partido. Es como en todos los clubes, entra cierta cantidad de socios porque no hay entradas para todos", señaló.

El color azabache
Un grupo de socios, encabezados por Iko Constanzo, trabaja en la organización del cotillón que tendrá el estadio para el día del regreso. Tienen previsto instalar máquinas lanzapapelitos y de humo y un importante show musical.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia