Hubo un partido, un ganador y un perdedor, pero también hubo una fiesta. Mitre y sus hinchas disfrutaron más allá del resultado. Volvieron a ser locales en su estadio ante un rival de los pesos pesados que hay en Salta. El estadio Pascual Soler lucio espléndido. Lleno. Unas dos mil personas dijeron presentes (tal vez un poco más). "Desde la década del 80 que no venía tanta gente a nuestra cancha. Lo hemos logrado. Esto es histórico para nosotros, logramos una excelente organización, habíamos hecho mucho hincapié en la seguridad para el partido y, sobre todo, para Central Norte y sus dirigentes", analizó orgullosa la presidente del ciclón, Blanca Chacón Dor. Y fue así. La popular este lució colmada y en la zona de platea fue igual. Inclusive hubo varios hinchas de Central "infiltrados", pero nunca reaccionaron, ni con el gol de Reyes.
La Policía realizó un fuerte operativo y también utilizó el sistema de huellas dactilares para identificar a los que tienen prohibido ir a la cancha. Luego hubo ocho detenidos por infracciones leves.

Mitre 3.jpg

Mitre 2.jpg
Los chicos del ciclón pegados al alambrado.
Los chicos del ciclón pegados al alambrado.
Los que no estuvieron conformes fueron el puñado de dirigentes e invitados de Central Norte. La queja fue permanente, más por la impotencia de ver a un equipo jugar en su cancha, lo que no puede ellos mismos. Los "dirigentes" y familiares se ubicaron en una tribuna montada detrás de uno de los arcos. Estuvieron callados hasta lo minutos finales del partido, cuando comenzaron a cantar cuales hinchas más fanáticos.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia