Daniel Angelici, presidente de Boca Juniors, confirmó esta tarde que la final de la Supercopa Argentina entre el club xeneize y San Lorenzo se jugará el 10 de febrero, y no el 3, en Córdoba, como estaba previsto, tras haber acordado con el titular del club de Boedo, Matías Lammens.
Angelici dijo que ambos clubes se pusieron hoy de acuerdo en correr la fecha una semana, tal como pretendía San Lorenzo, para disputar la final a partido único entre los campeones de la Copa Argentina y el torneo de Primera División, pero como ambos fueron ganados por Boca, el rival es el segundo del torneo local.
El presidente del club de la Ribera también habló sobre la partida del delantero Jonathan Calleri y apuntó que hubiese jugado el primer semestre del año, pero su deseo público de ser transferido aceleró los tiempos de su alejamiento.
"Calleri habló por inexperiencia al decir que quería irse de Boca si venía otro delantero (en referencia a Daniel Osvaldo). Se podía haber quedado hasta agosto, pero lo condenó lo que dijo", manifestó Angelici.
Asimismo, afirmó que la transferencia de Calleri fue "de club a club" (a Deportivo Maldonado de Uruguay) y que no intervino grupo inversor alguno. De todas maneras, el futuro del ex atacante de All Boys estaría en San Pablo, por seis meses, para luego jugar en el fútbol italiano.
En materia de transferencias, el titular de Boca apuntó que no recibió "una oferta formal" de Real Madrid de España por el volante Rodrigo Bentancur. "Quiero ver la propuesta por escrito. Aún no recibimos nada, pero la cifra es menor a los 15 millones de euros de que se habla. Cuando llegue la analizaremos, pero es difícil decirle que no", explicó.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia