La contundencia que se le reclamaba a la Selección argentina apareció en la semifinal ante Paraguay, para ganar con autoridad el pasaje a la final de la Copa América, y al mismo tiempo, llenar de presión -¿y de miedo?- a Chile, que será el rival el sábado en Santiago, en el desenlace de la competencia.
Esta vez, Argentina no tuvo la necesidad de extrañar los goles de Lionel Messi, porque el "Diez" intervino en la mayoría de las jugadas de ataque, y los festejos quedaron para Rojo, Pastore, Di María (2), Agüero e Higuain.
Para los de Martino, fue un partido redondo: ganó, gusto, goleó, y no se pierde a ningún jugador para la final, porque Mascherano, Agüero y Messi, no fueron amonestados, y eso le va a permitir al DT, contar con el máximo potencial para intentar arruinarle la Copas al anfitrión, en el cotejo decisivo del sábado, a las 17.00, en el estadio Nacional de Santiago.
En las tribunas, ya arrancó el duelo, la final se jugó por anticipado, con ironías, y hasta agresiones de las dos partes. Y lo que llamó la atención es que decenas de brasileños, que ya tenían las entradas por anticipado, apoyaban los movimientos del equipo de Ramón Díaz o se asociaban a los cánticos de los chilenos.
Pero a medida que llegaron los goles, los argentinos insistieron con el "Chile tiene miedo" lo que desnudo que el sábado, en Santiago, habrá un mano a mano a cara de perro en el terreno de juego, con el choque de los dos mejores conjuntos de la competencia, y también con una adversidad, que no se puede disimular, entre los propios hinchas, que sueñan con ver a sus selecciones levantar la Copa América.
La final, entonces, será el sábado a las 17:00 en el estadio Nacional de Santiago. En caso de empate, primero habrá alargue de 30 minutos, y luego penales. Y los hinchas, albicelestes, ya plantaron su bandera: "En Santiago de Chile, vamos a ganar, y la vuelta, y la vuelta vamo' a dar..." fue el canto de los fanáticos en Concepción.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia