El seleccionado argentino de handball femenino, La Garra, perdió en la noche del domingo por 28 a 22 ante Corea del Sur (10-12) en el último partido del Grupo B del torneo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y se retiro del certamen con cinco derrotas en la misma cantidad de partidos desarrollados.
La lateral Luciana Mendoza, con 6 goles, fue la máxima anotadora del equipo nacional, mientras que Hy Wohn, con 10 tantos, fue la goleadora del encuentro.
La Garra, que se despidió del torneo sin victorias, tuvo enfrente tuvo un equipo con mucha experiencia y que se subió al podio olímpico en seis de las diez ediciones que se llevan realizadas del handball femenino (oro en Seúl 1988 y Barcelona 1992; plata en Los Angeles 1984, Atlanta 1996 y Atenas 2004, y bronce en Beijing 2008).
Durante la primera media hora de juego, las chicas argentinas ejecutaron a la perfección el plan de juego que había preparado de antemano el entrenador Eduardo Peruchena, con la idea de que las asiáticas no pudieron explotar sus puntos más fuertes.
La clave pasó por ataques largos, pensados para sacar ventaja de la diferencia de altura, sobretodo de la pivot Antonella Mena, y retroceder rápido y ordenado para defender con intensidad y, de esa manera, no permitir que las coreanas pudieran explotar su velocidad de contraataque.
Ambos alternaron el liderazgo en el marcador, pero las exclusiones por dos minutos de Valeria Bianchi (ingresó al equipo en reemplazo de la lesionada Elke Karsten) y de Macarena Sans fueron bien aprovechadas por Corea del Sur, que con goles de su extremo derecho Woo, logró sacar dos goles de luz en el marcador para el 10-12 parcial.
En la segunda etapa, Argentina se mantuvo en el partido gol a gol, pero increíblemente, desde el banco de suplentes, cometieron dos errores consecutivos que un seleccionado que desde hace años juega a nivel internacional y que pretende pelearle a Brasil la hegemonía continental no puede cometer.
Dos jugadoras fueron excluídas por hacer mal el cambio, a lo cual Corea del Sur le sacó todo el provecha para tomar distancia de 5 goles (13-18), que luego administró con paciencia e inteligencia, en tanto que las argentinas se desdibujaron y cayeron en ataques apurados y desordenados que no dieron rédito.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia