Cruzar la barrera de entrada a Saint Georges Park, el centro de entrenamiento de la selección inglesa de fútbol, a mitad de camino entre Nottingham y Birmingham, en el centro del país, es adentrarse en un lugar inmenso, de 130 hectáreas, donde se entrena la selección inglesa de este deporte. El lugar, inaugurado el 9 de octubre de 2012 por los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, será la casa de los Pumas durante dos semanas en el Mundial de rugby.
La selección argentina se instaló desde el domingo hasta el 12 de octubre, como base de cara a sus partidos contra Tonga y Namibia, en Leicester, a 45 km. La federación inglesa de fútbol, propietaria del lugar, invirtió 105 millones de libras en su creación (142 millones de euros, 159 millones de dólares), de los que 25 millones fueron fondos propios y el resto lo completaron con los patrocinadores. "Era difícil encontrar un sitio tan grande en otro lugar y la federación quería situarlo en el centro de Inglaterra, por lo que todos los jugadores, árbitros y técnicos del país lo tienen a dos horas o menos por carretera o en tren", explica Pete Maxwell, director de comunicación del complejo.
El inmenso lugar, la casa de 24 equipos nacionales de fútbol de Inglaterra, consta de un hotel de 228 habitaciones, la mitad de ellas de cuatro estrellas, con doce terrenos de juego al aire libre y otro bajo techo, con las dimensiones del césped de Wembley.
Un gimnasio con la más alta tecnología acompaña al complejo, considerado como un centro de alto rendimiento. "No esperaba un lugar así. No sabía muy buen dónde veníamos y me sorprendió, es impresionante", afirma el tercera línea argentino Leonardo Senatore. "Hemos estado en lugares parecidos, pero creo que tal vez éste le saca un poco de ventaja a los otros", añade. "Ojalá en Argentina se pueda hacer algo así porque es envidiable, pero no solo para el rugby sino para cualquier deporte", concluye. Una semana con los futbolistas.
Los Pumas coincidirán una semana con la selección inglesa de fútbol, que llegará pronto para preparar sus próximos compromisos de la Eurocopa, para la que ya se ha clasificado, el 9 de octubre contra Estonia y tres días más tarde frente a Lituania. Por los pasillos del hotel, que parecen un museo lleno de recuerdos, y los inmensos caminos aledaños pasean técnicos de todos los equipos ingleses, que acuden a seminarios.
En las paredes de las habitaciones, cuelgan fotos de los grandes nombres del fútbol inglés, y las salas de reuniones del hotel tienen nombres míticos del fútbol de las islas, como Bobby Charlton, Denis Law, Brian Clough, Bob Paisley o Bobby Robson, en la que se suele concentrar la selección argentina de rugby. Antes, la selección inglesa se alojaba en Bisham Abbey, en el sur de Inglaterra, un lugar polideportivo, pero la federación quería algo similar al lugar que tiene Francia en Clairefontaine, a 60 km de París, y decidió comprar y construir el Saint George´s Park, en el bosque de Needwood, en Burton Upon Trent.
El centro, con gimnasios con las mejores facilidades, es utilizado por otros deportistas ingleses y selecciones del país. También han pasado 90 equipos de fútbol ingleses e internacionales, como Chelsea, Barcelona, Mónaco, Oporto o Galatasaray. En una pared han estampado su firma los jugadores que han pasado por el centro, y se puede distinguir los autógrafos de Javier Mascherano, Jordi Alba, Cesc Fábregas o David Beckham, entre otros.
En el gimnasio, una máquina para medir los reflejos ha colocado una lista con los que mejores resultados han conseguido, el marfileño Didier Drogba y el colombiano Falcao comparten la cuarta posición. Entre los diez primeros también está el extenista británico- canadiense Greg Rusedski. La selección argentina de rugby, tras jugar en el debut del Mundial en Wembley, lleva un Mundial muy futbolístico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia