Miguel "la Joya" Barrionuevo sorprendió en su primera presentación en el campo internacional el pasado 31 de enero en Zihuatanejo, México, donde venció por nocaut técnico al panameño Azael Cosio tras derribarlo en 5 oportunidades en igual cantidad de rounds. Su rival solo había visitado la lona una sola vez en 27 presentaciones y en una noche debió rendirse ante la potencia del nacido en Catamarca y radicado en Salta desde el 2009. En su regreso a nuestra ciudad,

¿Cómo viviste tu primera experiencia fuera del país?
La sacamos bastante fácil dirán muchos, pero trabajamos para ello, para que salga de la mejor manera. Estuve tranquilo, si recibía golpes sabía que no me tenía que desesperar para poder solucionar los problemas si se llegaran a presentar. Cuando salimos del país fuimos con la mente ganadora; la concentración en el DF fue fundamental porque tenía todas las comodidades para solo pensar en la pelea. Todo eso ayudó para fortalecer la confianza.

¿El plan de pelea se cumplió o fuiste encontrando facilidades a medidas que pasaban los rounds?
Tuvimos tiempo para todo y habíamos establecido que tenía que salir tranquilo, no dejarlo crecer porque Cosio es un boxeador fuerte, astuto y quería hacerse respetar. Por suerte, la pelea salió como la habíamos pensado, pero también teníamos un plan B que era salir a desbordarlo desde el principio. Yo creo que lo que hicimos va a dar resultados.

¿En algún momento de la pelea sentiste que ya tenías ganado el pleito?
Siempre supe que Cosio se iba a levantar, es un peleador fuerte. Cuando metés una mano a veces te desesperas y ya querés meter otra y eso es lo que habíamos planeado no hacer. La idea era llevarlo suavemente porque si me desesperaba terminaba ahogado yo. Quería que salga la mano, pero siempre trabajando en la pelea.

¿Cuál de los golpes crees que sintió más el panameño?
La última mano entró justa. Hay que tener en cuenta que Cosio había caído una sola vez en 27 peleas, pero creo que nunca se terminó de recuperar de la primera caída y al quinto round ya llegó muy golpeado.

La claridad con la que ganaste sorprendió a todos. ¿Qué se viene ahora?
Ahora creo que se vienen peleas más duras, más exigentes. Se dijo allí, en México, que tenía una pelea son Sammy Vásquez; pero ahora solo piensa en descansar, pasar un tiempo con mi familia y dentro de dos semanas comenzaré de nuevo con los entrenamientos. Ahora se vienen las exigencias del primer nivel. La próxima será una eliminatoria más y de ahí llegaría un cuarto de final o semifinal según como se den las cosas.

¿Pensaste que las puertas se iban a abrir tan rápido?
En principio yo siempre esperaba que primero se me abran las puertas para ir a pelear afuera y después buscar la chance de la eliminatoria, pero en mi caso se dieron las dos cosas al mismo tiempo. Lo importante es vivir está doble emoción.

¿Cómo haces para mantener los pies en la tierra y no entrar en un estado de ansiedad por lo que puede venir?
Siempre fui una persona tranquila, de no subestimar, de no creerme demasiado. A mí me confirman una pelea y me pongo a pensar en eso, en mi próximo rival. Tengo que pensar que va a suceder escalón por escalón y ahora pienso en la posibilidad de pelear contra Sammy Vásquez. Es un boxeador zurdo, que no tiene muy buena defensa; es fuerte, pero no muy peligroso.
.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia