El boxeador catamarqueño Miguel Barrionuevo logró anoche el título argentino interino welter al ganarle por puntos la pelea y el clásico al correntino Ramón de la Cruz Sena.
En un combate a diez rounds que se desarrolló en el Polideportivo Fray Mamerto Esquiú, en la capital catamarqueña, el local (66,500 kilos) se impuso con tanta facilidad a Sena (65) que, además de conquistar el cinturón, le sirvió para acabar con los enfrentamientos entre ambos, dado que hasta entonces se habían medido dos veces con un éxito para cada uno.
El 5 de octubre de 2013, en el mismo escenario del Esquiú, Barrionuevo había prevalecido ampliamente por puntos, pero el 28 de diciembre de ese año, en la ciudad bonaerense de Merlo, quien consiguió el reconocimiento de los jurados en las tarjetas fue el correntino.
Este tercer y último capítulo del pleito quedó cerrado definitivamente por la elocuencia de los cómputos: 99-93,5; 99-94 y 99-96, equivalente a fallo unánime e indiscutible.
Fue para tanto que pareció que había un solo boxeador sobre el cuadrilátero, dado a que a Sena se lo notó en un nivel muy inferior al habitual, prácticamente limitándose a tratar de revertir la situación mediante una mano arrojada en forma aislada, con el agravante de que lo intentó sin puntería ni convicción.
Barrionuevo, para procurar conseguir el ciento por ciento del título doméstico deberá esperar a que se recupere de su lesión el chaqueño Víctor Hugo Velazquez, a quien ya superó en Paraná cuando estuvieron frente a frente y enguantados, por nocaut técnico y en el primer round, pero el 11 de marzo de 2011.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia