Leandro "La Joya" Amaya (13) es una joven promesa del club Libertad. Juega en la séptima división con la número 10 en la espalda. Es un chico con muchos sueños y uno de ellos es ser jugador de fútbol y llegar a la primera de Racing Club, club de sus amores, y a la Selección.
Su actual entrenador en Libertad, Franco Castellanos, nos comentó que Leandro como jugador técnicamente siempre está mejorando, es muy sacrificado para el equipo, muy responsable, buen compañero y sabe escuchar.

¿Cuándo comenzaste a jugar al fútbol?
Comencé a jugar de chiquito en el barrio y en el 2014 llegué a Libertad.

¿En qué puesto te desempeñás?
Al principio jugaba de delantero y ahora lo hago de enganche. Es el puesto donde me siento más cómodo. Aún estoy aprendiendo, me falta mucho, pero me gusta estar en contacto con el balón y dar habilitaciones para que mis compañeros terminen las jugadas. Además, soy el encargado de patear los tiros libres, para lo que practicó mucho para mejorar.

¿Cuáles son las aspiraciones de tu categoría este año en el torneo de la Liga Salteña?
Demostrar que podemos jugar bien e intentar salir campeones. Nuestro profesor nos pide que vamos paso a paso, que los resultados vienen acompañados del esfuerzo en la semana y del trabajo en equipo.

¿Cuáles son tus principales cualidades como futbolista?
Creo que la velocidad, la habilidad y la definición.

¿Qué te falta mejorar?
Muchas cosas, aún soy muy chico. El entrenador me pide que sea más constante en el juego, más concentración.

¿Te gusta entrenar?
Sí. No falto nunca. Me gusta compartir el entrenamiento con mis compañeros, divertirme. Es importante para no dar ventajas y para despejarme de mis otras obligaciones.

¿En qué año de la secundaria estás?
Estoy en primer año y me cuesta un poco, pero me esfuerzo mucho.

¿De qué club sos hincha?
Soy hincha de Racing Club y de Libertad.

¿Tenés un ídolo futbolístico?
Me gusta mucho Diego Milito, aunque no juega en mi posición, trató de aprender de él. En mi posición me gusta el paraguayo Oscar Romero.

¿Tu familia te apoya?
Sí, es mi hermano mayor quien más me acompaña. Mi papá trabaja todo el día y mi mamá está enferma y no puede venir a verme, pero yo le dedicó todos mis goles y triunfos a mis padres y a mi hermano.

Tu sueño como futbolista...
Llegar a la primera de Racing y, si es posible, a la Selección.

Contáme algunas anécdotas que viviste en tu corta carrera.
Una vez jugamos contra San Francisco, ganábamos por goleada y el 9 de ellos, que se notaba era más grande que nosotros, se empezó a burlar, hacía malabares con la pelota, se reía y nos insultaba. Me molestó mucho que se riera de mis compañeros, reaccione mal, le pegue una piña y me expulsaron. Me arrepiento, mi profesor me enseñó que eso no se hace y lo entendí. En otro partido, no me acuerdo el equipo, ganábamos por goleada, ellos jugaban con ocho jugadores y el técnico de ellos empezó a decirles a sus jugadores que se tiraran al piso, que se hiciesen los lesionados para que el árbitro termine el partido antes de tiempo porque jugaban con seis jugadores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia