La llama olímpica de los Juegos de Rio 2016 fue oficialmente entregada a Brasil ayer en Atenas y ahora pasará por Suiza antes de llegar a Brasilia el 3 de mayo. El presidente del Comité Olímpico Griego Spyros Kapralos entregó la llama al presidente del comité organizador de los Juegos de Rio Carlos Nuzman, en una ceremonia en el estadio de mármol de Atenas, escenario de los primeros Juegos Olímpicos modernos en 1896.
Kapralos invitó "a los queridos amigos de Brasil" a llevar la llama "a su bello país. "Brasil espera la llama con excitación y pasión", respondió Nuzman, prometiendo unos Juegos llenos de "música, poesía y amor".
El presidente del comité organizador considera que Brasil "representa la población de todas las naciones de Sudamérica" organizando la primera cita olímpica de la región. "Estamos construyendo un futuro mejor, el futuro que nos merecemos", añadió.
Encendida el pasado jueves en Olimpia, lugar de nacimiento de los Juegos según una tradición milenaria, la llama completó un periplo de varios días en Grecia, pasando el martes por un campo de refugiados en Atenas, "un mensaje de solidaridad y de fraternidad entre los pueblos", recordó Kapralos.
Ayer la llama se reencontró con las "sacerdotisas"', actrices ataviadas con túnicas que la semana pasada protagonizaron la ceremonia de encendido invocando sobre el templo de Hera (de 2.600 años de antigüedad) al Dios Apolo, antigua divinidad del sol.
La llama pondrá rumbo a Brasil el lunes. Llegará oficialmente a Brasilia el 3 de mayo e iniciará un viaje por el país hasta el 5 de agosto, cuando se celebre la ceremonia de apertura de la cita olímpica.
En la madrugada del jueves al viernes el estadio de mármol de Atenas será iluminado de amarillo y verde, los colores de la bandera de Brasil, para simbolizar la recepción de la llama por parte del país que organizará los Juegos 2016.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia