El torneo de volcadas de la NBA recuperó anoche la magia perdida en las últimas ediciones y consagró a Zach LaVine como campeón con varias jugadas espectaculares, que sorprendieron a los jurados y al público que llenó el Barclays Center de Brooklyn.

Con apenas 20 años, LaVine fue el personaje de la noche con saltos que desafiaron la física y un homenaje a los dibujos animados que protagonizaba Michael Jordan con Bugs Bunny en la década del 90, cuando el jugador de los Minnesota Timberwolves recién había nacido.

Embed
Embed


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia