Los imperdibles duelos de la NBA están siempre marcados por una tradicional práctica que se roba las miradas al momento de las pausas y los "tiempos muertos". La llamada "Kiss Cam" invita a los asistentes a responder con un beso a su pareja al momento de ser captados por la transmisión oficial desde el mismo estadio. Así se ganan siempre los aplausos y el cariño del público. Sin embargo, no todos están dispuestos a dar en el gusto a todos.
Ocurrió durante el encuentro entre Chicago Bulls y Boston Celtics cuando un hecho sin precedentes quedó registrado y se volvió viral. Todo comenzó cuando un fanático de Chicago Bulls no respondió al juego y siguió hablando por teléfono dando un evidente mal trato a su pareja que luce totalmente consternada.

Lo cierto es que tras volver a disgustar a todo el estadio apareció la mascota y, en un intento de hacer justicia, le derramó un vaso de bebida en la cabeza al poco romántico hincha y se llevó a su novia en brazos por las escaleras. Por supuesto, ante la ovación de todo el público.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia