Fabricio Reyes lo soñó, allá, en la lejana y humilde localidad anteña de Luis Burela. Desde su apacible, cálido y querido pueblo, proyectó en grande: soñó con ser goleador en un equipo "pesado" de Salta y que sus hinchas coreen su nombre, con ser reconocido y con inflar las redes por donde vaya. Sin embargo, su máximo sueño, el de la vuelta olímpica, el campeonato y el ascenso, por ahora, se le pinchó en el último peldaño y no pudo hacerlo realidad en este 2016, "su" 2016, un año que de igual manera será inolvidable para él por tantas emociones juntas y por haber sido, entre otras cosas, el máximo goleador del torneo Federal B, además de la distinción de haber sido reconocido como el mejor futbolista del año en la provincia.
Pero para Fabricio todo aquello fue insuficiente y, si por él fuese, cambiaría todas aquellas condecoraciones personales por el negado pasaje al Federal A. Porque se le escapó el ascenso con Central Norte en la final y porque no pudo evitar sentir un fuerte grado de culpabilidad al haber marrado su penal en la fatídica definición (se lo contuvo el arquero Franco Agüero).
Tras el mal trago y el inesperado desenlace, la Perla, pese a su abatimiento, no evitó enfrentar los micrófonos y expresó sus sensaciones tras la caída con Huracán Las Heras.
"Estoy muy mal. Son cosas que pasan, son cosas del fútbol y hay que tomarlas como tales y dramatizar lo menos posible, pero es difícil, perder una final así pesa y duele, por las expectativas y las ilusiones que se había hecho la gente. Uno trata siempre de hacer lo mejor, pero lo que pasó ahora fue muy triste. Volvimos a entrar dormidos y volvimos a cometer errores que no teníamos que cometer. Eso fue lo que nos hizo comenzar perdiendo prácticamente desde el vestuario", se lamentó el oriundo de Luis Burela, para posteriormente destacar las virtudes del rival y seguir lamentándose por los errores y por los avatares del destino.
"El rival hizo bien las cosas, vinieron a hacer su negocio. Nosotros estábamos confiados de que ellos no eran mejores que nosotros, pero aquí demostraron y dejaron todo. Aunque también sabemos que nosotros merecíamos un poco más en los 90 minutos por la remontada que hicimos, pero estas son las cosas del fútbol, el destino volvió a traernos penales en la definición y no podemos pasar otra vez por los penales", dijo.
Reyes remarcó los errores en el partido vital por el objetivo y puntualizó: "Nos faltó tranquilidad, haber entrado más concentrados a jugar la final".
"Otra vez entramos dormidos y lo volvimos a pagar caro. Pensábamos que ascendíamos pero no, estas son cosas del fútbol que pasan. Nos volvió a tocar los penales", rememoró el sobreviviente de la fatídica definición pasada desde los doce pasos, ante San Martín de Formosa, este mismo año, también en el Martearena.
"No me sirve de nada hacer tantos goles, ser el goleador de la temporada si no consigo el ascenso con Central", se lamentó otra vez el 9, para en el final relatar el momento en el que falló en su ejecución en la serie definitiva. "Esta vez me tocó errar el penal y estoy triste. Fui decidido a patear a un palo; pero cuando llegué decidí cambiarle el destino y me la agarró justo", narró Reyes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial


RUARTEZ
RUARTEZ · Hace 1 mes

PERRO!!! APRNDE A PATEAR UN PENAL. SE DEJA LA VIDA EN UN PENAL. A CANCHEREAR A LA MIER - DA!!!

RUARTEZ
RUARTEZ · Hace 1 mes

PUSO TODO LA PERLA NO SE DUDA DE SU PROFESIONALIDAD- EL PENAL SE LE PERDONA-- YA ASCENDEREMOS- PODEMOS TROPEZAR- EL AÑO QUE VIENE VOVLVEREMOS A JUGAR LA FINAL- NO HAY DUDAS---

Comentá esta noticia