Con la participación de más de 900 vehículos, la mayor exposición de vehículos clásicos en Sudamérica, Autoclásica 2016, que se realizó en el hipódromo de San Isidro, culminó el pasado 10 de octubre.

Cabe destacar que este año se celebró la XVI Edición de Autoclásica, y que ha sido declarada por FIVA (Federación Internacional de Vehículos Antiguos) como el año del Patrimonio Automovilístico Mundial, promocionando la preservación viva de vehículos históricos. Cabe remarcar también que FIVA designó a Autoclásica como uno de los 8 eventos más destacados e importantes del mundo sobre autos históricos, por su importancia cultural, patrimonial y turística.

Un riguroso jurado evaluó a los automóviles y motos exhibidos y premió al mejor de cada una de las categorías FIVA y consagró finalmente al esperado "Best of Show 2016", que resultó ser para la Ferrari 250 LM de Gregorio "Goyo" Pérez Companc.

Pero la principal satisfacción fue el segundo puesto logrado por el Ford Falcon 1962 del salteño Luis Tiplisky. Se trata del primer modelo de Falcon fabricado en la República Argentina por la Ford Motor Company en la planta que poseía en el barrio de la Boca. A partir de este modelo se fabricaron más de 500.000 automóviles hasta el año 1991.

Visiblemente emocionado Luis Alberto Tiplisky contó algunos pormenores de la participación del Falcon en la tradicional exposición internacional y de su pasión por los autos clásicos antiguos.

"Soy el único que llevó un auto, aunque cualquiera lo puede hacer, a la Autoclásica de Buenos Aires, un lugar muy difícil de ingresar. Es por eso que con solo participar para mí ya es un premio".

Con respecto a cómo se realiza la elección señaló:

"Primero se hace una preselección en donde se presentan más de 600 autos. El mío fue elegido junto a uno de Buenos Aires y otro de Mar del Plata".

La admiración que tiene por su auto se nota en cada palabra que pronuncia durante la entrevista.

"Lo apodaron la Perla Verde, es un auto exquisito, la verdad que mi auto dio mucho que hablar en Buenos Aires, ya que la mayoría de los medios que se hicieron presentes lo elogiaron".

En tanto para saber de qué se trata esta exposición explicó qué se tiene en cuenta a la hora de evaluar el vehículo.

"Se evalúa la calidad del auto, la estructura general que esté en buen estado, la originalidad, en el caso del Falcon está con 80 % de originalidad, en fin para mí es un orgullo el haber vuelto a ser seleccionado entre más de 1500 autos, el Falcon se mantiene firme".

Cuenta que el momento más emocionante lo vivió cuando el jurado se puso de pie para aplaudir al Falcón.

"En cierta forma ellos reconocieron el esfuerzo para estar ahí participando", señala.

Si dejar de emocionarse y sentirse orgulloso Tiplisky contó cómo llegó el auto a sus manos.

"Este auto lo conseguí en Santa Fe, hace 6 o 7 años, estuvo cerca de 34 años parado, estaba impresionante, la lectura del auto era perfecta, se prestaba para un buen proyecto, que es al que finalmente llegamos".

También aclaró que no se inclina por una marca en particular sino que más bien a él le atraen los clásicos.

A pesar de conseguir dos premios en la Autoclásica no deja de tener un poco de nostalgia ya que el Falcon se quedó en Buenos Aires.

Pero esto no significa que terminará con su pasión ya que ahora está en otro proyecto con otro auto que, según él, está para campeón nacional.

"Ahora estoy emprendiendo un nuevo proyecto que es con un Valiant modelo 1962, que tiene pintura original de fábrica, tapizado original, tiene 100 por ciento de originalidad, es un auto impresionante".

Por esas circunstancias de la vida este otro auto vino a parar a sus manos ya que su dueña nunca lo quiso vender.

"Lo compré en Buenos Aires, más precisamente en Moreno, la dueña era una odontóloga, que hoy con 67 años está retirada, por una enfermedad, vendió el auto por ese motivo, porque ella nunca lo quiso vender, pero bueno hoy lo tenemos en Salta, y es el nuevo proyecto que voy a emprender porque estoy seguro que este auto va para campeón nacional, porque tiene hasta el más mínimo detalle de originalidad. Ya lo presenté, a través de fotos, en Autoclásica y obviamente ya fue aceptado".

Finalmente recalcó que, pese a que se largó solo con esta aventura no deja de agradecer el apoyo moral recibido por el Club de Autos de Colección de Salta, a Abel Sierra, quien fuera el presidente del Club y de mucha gente que lo acompaña de una forma u otra.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia