¿Cuánto se consulta a un psicólogo deportivo?

Las consultas se hacen menos de las que se tendrían que hacer, pero afortunadamente cada día va tomando una preponderancia cuando comienza un problema, pero en sí la psicología deportiva comienza cuando se focaliza en las situaciones problemáticas, por ejemplo la expulsión reiterada de un jugador, los desgarros continuos o los malos hábitos. La psicología deportiva también apunta a potenciar las unidades psicológicas del jugador en la competencia. Hoy en día está subiendo la demanda por los jugadores jóvenes y los equipos te llaman para ver cómo trabajás con los jóvenes, sobre todo por la ansiedad.

¿En qué especialidades recae la atención?

Generalmente se lo utiliza mucho en tenis y yo me especializo en fútbol. También se centran las consultas en golf, rugby, hockey, vóley y básquetbol.

¿Cuánto influye la psicología dentro del rendimiento físico de un deportista?

Algunos te hablan de que la psicología tiene un plus del 20% en el rendimiento del deportista. Por ejemplo, vos no llegas físicamente a tener cierto rendimiento, pero cuando te preparás mentalmente tu rendimiento crece y se potencia hasta acercarse al rendimiento deseado. De esa manera el plus emocional es muy importante.

¿En el fútbol profesional hay mucho estrés?

Sí, por supuesto. Hay un alto nivel de estrés. Si uno dice que el jugador tiene un Audi a veces pensás que no tiene estrés, porque lo comparás con el nivel social de cualquier persona, pero el nivel deportivo, por la alta competencia, por el desgaste físico, la fatiga, los viajes, la separación de la familia, las exigencias del público, la presión de los medios de comunicación lleva a las personas a un grado alto de estrés.

¿Quiénes influyen más en la violencia de las canchas?

Qué pregunta profunda. Creo que todos somos partícipes y la violencia la ejercemos todos. Los más visibles son los barras, las instituciones que permiten que los barras estén, los periodistas partidarios, que en la semana van calentando el ambiente y que hace que un deportista llegue al fin de semana influenciado por los medios, que contribuyen a la imparcialidad y que llevan a una violencia excesiva.

¿Y una mala decisión arbitral?

Mucho, porque una mala decisión del árbitro cambia el estado de ánimo. Un gol emocional, cuando el empate te cambia la forma de pensar y reaccionar o un jugador que se hace expulsar, también te cambia el partido. Cuando el técnico se hace echar, modifica la conducta emocional de los jugadores.

¿Cómo se controla?

Ahí viene la inteligencia emocional, de poder entrenar la emociones. Son respuestas fisiológicas del sistema nervioso central que uno las puede controlar. Ese control, se llama entrenamiento de la inteligencia emocional.

También se le puede dar a los papás para ver cómo pueden acompañar a sus hijos, a los técnicos para que puedan controlar emocionalmente a sus jugadores, como así también generar políticas para que ciertas emociones sean controladas dentro del club, como evitar que los padres insulten dentro del club.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia