El lanzamiento de bengalas al terreno de juego del estadio Geoffroy Guichard de Saint Etienne, interrumpió hoy durante seis minutos el partido que terminaron empatando 2-2 la República Checa y Croacia, correspondiente al Grupo D de la Eurocopa.
A su vez, quince aficionados españoles fueron retenidos en Niza por actos de violencia en la previa del encuentro ante Turquía, en el estadio Allianz Riviera por la misma zona.
Por su parte, el ministro del interior de España, Jorge Fernández Díaz, manifestó el pasado domingo que el gobierno español enviará a Francia agentes de la Policía Nacional para ‘acompañar‘ a sus hinchas en busca de evitar mas hechos de violencia.
De esta forma, el temor a un posible cruce entre ultras españoles y turcos llevó a reforzar la seguridad con controles en cada peaje próximo a la ciudad y la separación de los aficionados por tres kilómetros de distancia, previo al ingreso al estadio.
Por su parte, en Berlín, Alemania, dos jóvenes españoles fueron agredidos el jueves por un grupo de seis fanáticos rusos que volvían de la Eurocopa, dado que se constató que habían volado de Moscú a Marsella el pasado 10 de junio para asistir a la cita deportiva.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia