En silencio, sin tener el cartel de otras disciplinas, la Selección Argentina de Vóleibol consiguió su primer objetivo en estos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016: meterse dentro de los ocho mejores de la competencia.
Para conseguir esta meta, los comandados por Julio Velasco aplastaron al colista Cuba (cayó en todas sus presentaciones). Los albicelestes marchan en la segunda colocación, a falta de un compromiso (el lunes, ante Egipto).

La Argentina tuvo una enorme actuación en el Maracanazinho para quedarse con un cómodo y rotundo triunfo por 3 a 0: 25-16, 25-14 y 25-16. Fue clave el elevado porcentaje del bloqueo nacional y la efectividad a la hora de atacar. Además, el DT se dio el lujo de darle descanso a Facundo Conte, una de sus figuras. Si bien el conjunto albiceleste venía de caer contra Polonia, último campeón mundial, por 3 a 0 (25-21, 25-19 y 37-35), la victoria que cosechó contra los rusos, vigentes campeones olímpicos, lo había dejado muy bien posicionado de cara a la recta final.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia