La Selección argentina festejó el "Día del Padre" a la distancia, pero con un rico asado que compartió en una parrilla de la ciudad estadounidense de Boston, antes de viajar a Houston y esperar el duelo frente al anfitrión Estados Unidos el próximo martes, por la semifinal de la Copa América.
El almuerzo también sirvió para que la Argentina festeje haber cumplido el objetivo de quedar entre los cuatro mejores equipos del torneo al golear 4-1 a Venezuela.
Las fotos de los jugadores en la parrilla se viralizaron rápidamente y, según reconoció el dueño del restaurante, los futbolistas disfrutaron de chinchulines, morcillas y tiras de asado.
Cerca de las 15:30 (hora argentina), la delegación, con el presidente de AFA Luis Segura y el vice Claudio "Chiqui" Tapia incluidos, se subió al micro y volvió a la concentración para esperar el vuelo rumbo a Houston, que durará unas cuatro horas y despegará a las 18:00 de nuestro país.


¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia