El astro del fútbol chileno Arturo Vidal no fue excluido de la Selección tras chocar ebrio su Ferrari, en un episodio que sacudió a la Copa América y a Chile, el país anfitrión.
"Les fallé a todos", reconoció Vidal entre sollozos, minutos después de reintegrarse a la concentración de Chile tras ser liberado por un juez.
"Quiero disculparme con mis compañeros, con el cuerpo técnico, con la gente, con todo un país", afirmó el mediocampista de la Juventus, de 28 años, en un breve mensaje a la prensa en el que no aceptó preguntas.
Después de pasar una noche preso, Vidal se presentó ante un juez que le retuvo la licencia de conducir y ordenó la firma mensual del jugador de la Juventus de Italia en el Consulado de Milán. Mientras se desarrollaba la audiencia, cientos de hinchas le brindaron su apoyo al jugador.
"No es un criminal", "lo que pasó fue descuido" y "sin él, no vamos a ganar la Copa", fueron los gritos de apoyo de la gente.
Dicho clamor fue oído por Jorge Sampaoli, DT de la Roja, quien le dio una nueva oportunidad de cara al partido de mañana frente a Bolivia. "No está determinado excluirlo (...). No creo que tenga tanta magnitud como se ha querido manifestar. Arturo ha tenido con nosotros siempre un comportamiento muy bueno. Ha jugado un Mundial exponiendo su rodilla o su futuro para Chile", agregó.
Vidal protagonizó en la noche del martes un choque múltiple en una ruta de acceso a Santiago, cuando regresaba junto a su esposa tras pasar la tarde en un casino de juegos, en una jornada de día libre de los entrenamientos (el permiso era hasta las 23). Y tal como admitió en la declaración, Vidal conducía con 1,21 grados de alcohol en la sangre cuando la tolerancia en el país trasandino es de 0.
Por este motivo, el futbolista, discutió con el carabinero que lo detuvo y le dijo: "Espósame y te vas a cagar en todo Chile".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia