Al menos una decena de dirigentes que fomentan la creación de la Liga Profesional se reunieron hoy en un hotel céntrico y coincidieron en renunciar al Comité Ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).
Tras el cónclave se definió que mañana presentarán oficialmente su renuncia a la entidad el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, el de River, Rodolfo D’Onofrio, y de Boca, Daniel Angelici, entre otros. Con estos movimientos, el presidente de Independiente, Hugo Moyano, pasará a ser tesorero de AFA, mientras que Claudio Chiqui Tapia (Barracas Central) y Alfredo Dagna (Olimpo), serán los vicepresidentes. Convocados por el presidente de Boca, Angelici, y su par de San Lorenzo, Lammens, los dirigentes comenzaron a llegar pasadas las 15 al hotel Savoy, propiedad del mandamás de Racing, Víctor Blanco, que está en la Copa América de Estados Unidos con la Selección argentina. La intención fue determinar los pasos a seguir respecto de la política de AFA, turbulenta desde que la semana pasada se oficializó el rompimiento de este sector con el liderado por Moyano y Tapia, quienes aspiran a quedarse con el sillón de Viamonte.
Pero también hubo representantes de otros equipos como Racing, Rosario Central, Vélez Sarsfield, Banfield, Belgrano, Atlético Tucumán, Sarmiento, Tigre, Arsenal y Unión de Santa Fe.

Nicolás Russo: “Ambos sectores están cada vez más lejos”

El presidente de Lanús y uno de los candidatos a ir por el sillón de Viamonte, Nicolás Russo, afirmó hoy que están “cada vez más lejos” los sectores que buscan el poder en la casa madre del fútbol argentino, y avisó que si no hay un acuerdo “se va camino a una intervención. Sin una conducción se hace imposible negociar contratos, mejorías en la TV y esto va a repercutir. Si no podés pagar los sueldos, los servicios y los compromisos, ahí verdaderamente explota y vamos camino a eso”, explicó en diálogo con ESPN.
Russo calificó como “momento delicadísimo” de la institución del fútbol argentino, y explicó que si no hay un acuerdo la AFA va a terminar en una “comisión normalizadora”. El mandatario del club granate, flamante campeón del fútbol local, indicó que por eso no es descabellado el hecho de que lleguen al país los veedores de la FIFA, Primo Corvaro, jefe del Departamento de Asociaciones Miembro, y Monserrat Jiménez, la directora jurídica de la Confederación Sudamericana. “Normalmente de estos líos se termina sacando algo bueno”, se mostró optimista Russo, y agregó que “si se soluciona el tema político, ahí se arregla todo. Las distancias están cada vez más lejos, esta es la verdad. Pero llega un punto, cuando ves que se está por tocar fondo, que se arregla de un día para el otro. Yo no creo que nadie quiera que el fútbol argentino sea intervenido”, afirmó. Sin embargo, aclaró que a la superliga “no la frena nadie porque es buena para el fútbol”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia