Un ejemplo. El presidente de Lanús, Alejandro Marón, confirmó ayer que el socio que agredió al mediocampista Matías Fritzler será expulsado del club y tildó a la situación de "absurda e inesperada".
"Fue una situación inesperada, absurda y que nos tomó por sorpresa. Investigamos el hecho, llamamos a los directivos para hacer una reunión extraordinaria de Comisión Directiva anoche y tomamos la medida más dura que prevé nuestro estatuto", afirmó.
Marón reveló que esta persona, identificada como Matías Fadiga, "pertenecía a la Subcomisión del Hincha, pero no tiene ningún cargo dirigencial".
"No entiendo cómo puede ocurrir una atrocidad así, que se agreda a un futbolista del club. Matías salía del vestuario, firmaba un autógrafo a un nene y ahí se dio el hecho, que es netamente repudiable", explicó en declaraciones a TyC Sports.
Luego de la derrota frente a Argentinos Juniors en condición de local, Fritzler fue atacado cuando salía por el pasillo que da al acceso de la platea sur y allí lo aguardaba este sujeto junto a otros dos, con quienes había discutido al finalizar el encuentro, y recibió una trompada en el ojo que lo hizo caer mientras ya no había personal policial para custodiar.
Según observó un periodista de la agencia Noticias Argentinas, todo comenzó cuando Fadiga se encontraba mirando el partido junto a otros dos violentos desde el sector de vitalicios de la platea.
Enojado por el pobre rendimiento del equipo, este sujeto empezó a insultar a los jugadores y a exigirles que le ganaran el clásico a Banfield, a disputarse en la próxima fecha en cancha del taladro.

El incidente
"Hijos de p... ganen a Banfield", le dijo este barra a los futbolistas y Fritzler le respondió con una seña de que se callara la boca.
Fadiga bajó hasta quedar pegado al alambrado y allí se produjo una discusión con el mediocampista, en la cual le habría dicho que lo iba a ir a buscar al vestuario.
El barrabrava se dirigió con total impunidad a esperar al jugador de Lanús a la salida del vestuario en medio de un clima familiar, en el que más allá de la derrota, chicos, mujeres y simpatizantes esperaban a los jugadores para que les firmaran una camiseta, un pantalón o simplemente para sacarse una foto con ellos.
Varios futbolistas fueron saliendo hasta que llegó el turno de Fritzler, quien lo hizo hablando con algunos colaboradores del plantel granate.
Al llegar a la puerta, Fadiga, acompañado por dos barras más, increpó al mediocampista y le dio una trompada en el ojo izquierdo que provocó que el jugador cayera al piso aturdido por el golpe.
Fritzler, auxiliado por integrantes del plantel e hinchas que esperaban un autógrafo, se levantó como pudo y trató de ir a buscar al barra, quien se frenó para esperarlo por si el jugador respondía la agresión.
Sin embargo, el futbolista fue contenido por compañeros y el cuerpo técnico para evitar mayores consecuencias y se lo llevaron para dentro del vestuario.
Estos barrabravas se desplazaron con absoluta libertad e impunidad, ya que no quedaba ningún policía bonaerense abocado al servicio de seguridad, según constató NA.
Fritzler quedó con el ojo izquierdo morado y con sangre en el rostro a raíz del golpe que recibió, e incluso las manchas de sangre también estaban en el piso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia