Nacida en El Galpón hace 24 años, Bárbara López lucha por el sueño olímpico que dice ser "de todo deportista" y pese a hoy estar lejos de los JJ.OO. de Río de Janeiro, no para de crecer en el atletismo, más precisamente en el lanzamiento de jabalina, donde ayer ganó el Grand Prix sudamericano en Mar del Plata.
Es que la salteña consiguió una inmejorable marca de 49.92 metros, mejorando sus últimos lanzamientos.
Recién llegada al hotel luego de la competencia en la Plaza de los Deportes, la joven salteña habló con El Tribuno y contó que lucha, día a día, por su sueño.
Con respecto a la jornada de ayer, comentó que "estoy contenta con mi participación aunque éramos muy pocas, ya que solamente competimos las argentinas. Tuve un muy buen día porque lancé 49.92".
"Más allá de haber ganado, me pone contenta que me estoy acercando a los 54 metros que me piden para ingresar al Iberoamericano de Brasil, los días 14 y 15 de mayo próximo", agregó.
De cara al objetivo en tierras brasileras, Bárbara competirá en el Campeonato Nacional entre el 20 y 21 de abril, pero antes cruzará el charco porque este fin de semana estará presente en otro Grand Prix: el de Montevideo, Uruguay.
"Este año arrancó bien para mí, tuve buena participación lanzando 47 y 48 metros, pero seguimos buscando mayor competencia y por eso viajaré al torneo de Uruguay", dijo.
El objetivo de este año claramente es ingresar al Iberoamericano, del que hoy la separan solo 4 metros, pero según comentó, su máxima aspiración para este año es que "además de entrar al torneo en Brasil, pueda quedar entre las 8 mejores. Ahí ya estaría cumplido mi gran objetivo".

Comenzó hace 10 años

En el pequeño pueblo de no más de 10 mil habitantes situado en el departamento de Metán, fue donde nació la joven atleta salteña y también fue ahí donde se inició como deportista, hace 10 años.
"Empecé a competir a los 14, fue en los Juegos Evita y ahí surgí. Pasé por Metán, Rosario de la Frontera, segui entrenando hasta que me tocó ir a los Juegos Trasandinos a Chile con 14 años y salí en segundo lugar. Al año siguiente fueron los Juegos en Salta y también salí segunda. Como estaba un poco harta de salir subcampeona, en 2008 fui más tiempo a entrenar a Salta y ahí comenzó todo. Fui campeona nacional, de los trasandinos", recordó.
También habló de la competencia que le quita el sueño, o mejor dicho, que es su gran sueño: los Juegos Olímpicos.
"Es el sueño de todo atleta, pero hoy estoy lejos. Tenés que tener una marca de 60 metros, pero si no se da este Juego, podré estar en otra edición. Se puede dar, nunca dejaré de soñar".
"Cuando arranqué nunca me imaginé de salir de un pueblo y conocer países o la 'gran ciudad' que es Buenos Aires. Es hermoso poder conocer esos lugares".
"Si hoy puedo hacer todo esto, es gracias a mi pueblo, a mi familia y entrenadores", cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia