El estilo de vida de Floyd Mayweather es conocido por todos a partir de las fotografías que el mismo boxeador, o algún amigo, publica en las redes sociales, pero los detalles de las fiestas a las que concurre el también llamado "Pretty Boy" han sido revelados, debido a la publicación del libro "The rigth hand of the champ. 13 lessons that changed my life" (La mano derecha del campeón. 13 lecciones que cambiaron mi vida), cuya autoría es de Tasha Robinson-White, ex asistente personal del boxeador.

Robinson-White es la persona que estuvo doce años acompañando al púgil a todas partes donde iba y siempre con un grupo de amigos y de bailarinas contratadas.
En alguna ocasión "Money" lanzó encima de una tarima 100 000 dólares como regalo para los asistentes y, así, se tiren al piso para recoger los billetes.

Embed

En esta publicación se narra, paso a paso, cómo el deportista sucumbió ante la codicia, la manera de cómo perdió 15.000.000 de dólares, se rodeó de un séquito de strippers a sueldo y derrochó regalos caros para otras personas.

Durante la entrevista que le hiciera el Daily Mail, la mujer de 43 años, narra, también pasajes en el que se puede conocer el lado más vulnerable de "Pretty Boy": sus hijos. Cuenta que tras una pelea con la madre de sus pequeños, el boxeador habló con ella para tener todo preparado para el funeral cuando él deje de existir.

Embed

Confesó que Mayweather nunca para en la casa cuando no le toca pelear, va de fiesta en fiesta, llega a su domicilio solo para dormir, pasadas las seis de la mañana, para levantarse a partir de las tres de la tarde e ir al banco, retirar 100.000 dólares al día, irse de compras por dos horas y, cuando llega la noche, vuelve a la rutina: la diversión.
Durante sus fiestas no sólo se divierte arrojando dinero a las strippers. También suele tirar varios fajos a sus piscinas, para que la gente se arroje desesperada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia