La constancia, el trabajo y el sacrificio no paran de darles frutos a las hermanas Copa, quienes luego de ganar en el Mundial de Fitness de Bruselas llegaron a la cúspide del culturismo. Jésica y Julieta están a días de afrontar uno de sus mayores desafíos, el Arnold Classic que se llevará a cabo del 1 al 3 de abril en Río de Janeiro.
El gran momento que atraviesan las hermanas Copa las llevó a concretar uno de sus mayores anhelos. Y es que no es para menos ya que desde que se presentaron en el Sudamericano, en Paraguay, su nivel ha ido creciendo y parece no tener techo aún.
La gran victoria de ambas en el Mundial de Bruselas las animó a ir por más y, con pocos días de descanso, Jésica y Julieta apuntaron a clasificar al Arnold Classic y no le erraron.
"Después del mundial solo tuvimos un mes para descansar y de inmediato nos propusimos a competir en las clasificatorias para el Arnold. Así fue que ganamos el torneo de la Federación Argentina de Musculación en Body y Bikini Fitness para poder viajar a Brasil", relató Jésica sobre el camino que recorrieron.
Con la competencia máxima del culturismo a la vuelta de la esquina, la hermana más chica de las Copa contó cómo viven estos últimos días de preparación.
"Se acercan los días más duros que es la puesta a punto, en los que se bajan los carbohidratos y el agua para que el cuerpo alcance su plenitud estética. Pero también se requiere del apoyo emocional y hay que estar bien mentalmente para llegar. Por suerte contamos con todo el apoyo de nuestra familia y de la gente que nos acompaña", indicó Jésica.
Con cuatro años de carrera sobre sus espaldas, las hermanas Copa ya se sienten realizadas por haber llegado y disfrutan el doble al saber que lo lograron juntas. "Es una satisfacción poder hacer esto porque fue nuestro sueño desde que empezamos. Y ahora, más allá de todos los resultados que puedan darse, ya estamos felices. Vivir este momento es maravilloso porque compartimos una pasión y el sueño siempre fue el mismo. Pero hacer esto juntas es el mejor regalo que uno puede tener", dijo Jésica.

La clave para obtener resultados

El viajar para competir les sentó bien a las hermanas Copa, quienes en cada competencia no se conformaron con los resultados obtenidos, a pesar de campeonar, y le sacaron provecho a todas las personas que conocían en los torneos internacionales.
Jésica indicó que el estar abierta a las críticas constructivas y consejos, en especial de los entrenadores, les sirvió para ir cambiando su plan de trabajo. Corregir viejos errores para potenciar su nivel y llegar a donde están.
Sin embargo, también aclaró: “Más allá de todo el sueño, hubo mucho sacrificio de por medio. El hacer este deporte es muy costoso, pero es un orgullo para nosotras más allá de todo porque siempre estamos representando al país y la ciudad aunque no sea nada fácil”.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia