El que aparentemente sufrió la consecuencia de un clásico ardorosamente disputado fue el hábil volante de Juventud Marcos Navarro, quien tuvo que ser sustituido a los 30 minutos del primer tiempo por Ricki Gómez y se retiró del campo de juego en camilla con un fuerte dolor en la rodilla derecha. "Parece que el problema es el ligamento, mañana (por hoy) me voy a hacer un estudio y, si es así, me tendré que operar lo antes posible, porque en una revisión a simple vista parece que algo se rompió", dijo Navarro.
Al declarar sobre cómo se produjo la lesión, Navarro manifestó: "Vi que el Bocha (Rodríguez) se tiró y no sé si para parar un remate y, bueno, sentí que se salió todo".
Luego, Navarro con el saludo de los hinchas deseándole un pronto restablecimiento, se retiró del Martearena, con la tristeza de que se privará de jugar los próximos partidos de Juventud, pero a su vez esgrimía alguna satisfacción por el triunfo del equipo.
Pero, antes de lo que le sucediera Navarro, por el lado de enfrente, la Chancha Leandro Zárate, y en el inicio mismo del clásico, comenzó a caminar con dificultad. El delantero millonario intentó seguir pero la rodilla derecha le molestaba de tal forma que a los 22 de la etapa inicial pidió el cambio y fue reemplazado por Diego Bielkiewicz.
Hoy, la Chancha Zárate será evaluado para conocer el grado de la lesión y si llegará para el partido venidero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia