La segunda fecha del Torneo Apertura se tendría que haber disputado entre el sábado y domingo pasado, pero la lluvia le quitó el protagonismo a los peloteros y obligó a la suspensión dos veces en solo tres días.
El sábado a la mañana amaneció lloviendo en la ciudad de Salta y alrededores y por eso los chicos de la divisional pre-juniors no jugaron.
Durante la tarde de ese día salió el sol y por eso la primera pudo jugar en su totalidad (donde Popeye Blanco le ganó a Cachorros 15 a 0 y los espinacas Bordó a Atléticos por 14 a 1). El adelantado de la promocional también se disputó ese sábado, con victoria de Bravos a Popeye B por 6 a 4 y las actividades pararon por completo después de ese encuentro.
Un día después se tendría que haber completado con el encuentro de infantiles en Popeye y a la tarde era el turno de la promo, pero otra vez la lluvia impidió sus juegos. Por eso, rápidamente la Liga Salteña de Béisbol reprogramó las categorías perjudicadas para hoy, pero la lluvia otra vez se hizo presente en la capital provincial y los partidos nuevamente se postergaron. Al mal clima buena cara, pero nada de béisbol.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia