Las madres de Peñarol no pasaron desapercibidas en el clásico barrial con Camioneros Argentinos del Norte. Todo lo contrario, reivindicaron su papel de educadoras cuando en algunos tramos del partido de octava división se puso caliente y áspero, con fuertes infracciones de ambos bandos. Ellas no dudaron en repudiar la falta de compañerismo en el campo de juego, por más que sea en desmedro de un jugador del equipo rival, y levantaron su voz reprendiendo: "Pedí perdón. Fijate que no sos el único que juega, hay un equipo en la cancha", expresó una de las madres con atinada templanza, en el momento que un jugador del mirasol -su hijo- intentó agredir con empujones a su oponente. Gran gesto de las mamis, quienes en este caso, no solo le brindaron su aliento a sus "locos bajitos", sino que además enseñaron a contrarrestar la violencia. ¡Un merecido aplauso para ellas!

Semillero en gestación
El mirasol no tuvo un buena mañana en la octava división, ya que cayó por goleada frente a Argentinos. Aún así, tiene mucho mérito lo que hicieron los chicos, porque es el segundo partido que juegan en el torneo, pese a que el pasado fin de semana se disputó ya la cuarta fecha del torneo de inferiores..
Peñarol no participó de las dos primeras jornadas al verse imposibilitado de conformar un equipo a tiempo, debido al escaso interés de los aspiran tes. Más vale tarde que nunca.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia