En la previa se podía intuir que iba a ser un partidazo porque Popeye B y Cachorros Rojo se jugaban nada menos que el pasaje a las semifinales del torneo Apertura en la categoría promocional del béisbol salteño, donde finalmente el clásico se fue para el sur y la clasificación también.
El encuentro se disputó a las 21 en el diamante espinaca donde los locales tuvieron un arranque casi demoledor imponiéndose en el marcador por 3 a 1.
Ese resultado se extendió hasta el quinto inning donde los visitantes lograron descontar y mejorar tanto en defensa que jamás volvieron a ingresarles carreras.
El mérito de Cachorros estuvo especialmente en su pitcher Matías Silvera y también en Tomás Machuca (tercera base), Nicolás Alvarado (shortstop), Juan Turlione (primera base) y Baltazar Núñez (catcher), entre otros.
El empate llegó sobre el final y por eso tuvieron que ir a un extrainning donde el juvenil Esteban Wagner se puso el traje de héroe y conectó un contundente batazo al fondo para que el jugador que había en base llegue a home y se termine el partido. Ahí estuvo la clave y el buen planteo de los entrenadores Matías Alvarado y Fernando Cancelare.
Ahora, Cachorros Rojo se enfrentará con Cerveceros mañana a las 15.30, en el Parque del Bicentenario y el otro conjunto de la institución del sur (el Azul) hará lo propio con Atléticos en Cachorros y a la misma hora.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia