La AFIP difundió un informe donde los clubes de fútbol más grandes y populares de la Argentina son los principales deudores del fisco, según dijeron deben la importante suma de más de 1.300 millones de pesos. Toda esta movida comenzó cuando, ni bien murió don Julio, la AFA comenzó a ser dirigida interinamente por el dirigente de Argentinos Junior, Luis Segura.
Hubo infinidades de maniobras para adelantar las elecciones y normalizar a la entidad madre del fútbol. Primero fue Tinelli el que hizo de todo para quedarse con el sillón de don Julio, pero no la tenía fácil, porque Segura también lo quería. Después vino la bochornosa elección que terminó en empate, insólito.
Pero lo que nadie esperaba es que en este entuerto esté el mismísimo presidente de la Nación, Mauricio Macri. Para los que seguimos este tema, no nos olvidemos que para Macri, el preferido para tomar las riendas de la AFA siempre fue Armando Pérez y el presi lo logró.
Pero aquí no termina todo, lo que Macri siempre quiso fueron las Sociedades Anónimas en los clubes de fútbol y para eso necesita de buenos aliados, como Pérez y su mano derecha, Daniel Angelici. Y para reafirmar esto hay que remontarse al primer mandato de Macri en Boca Juniors, cuando le propuso su sueño a Grondona, pero no tuvo mucho eco, obvio eran otros tiempos, otros intereses. En ese momento nadie tenía en mente que Macri iba a ser presidente de la Argentina.
De acuerdo a los que vamos viendo desde que murió don Julio el poder político siempre estuvo presente de una forma u otra.
Pero en este caso es más fuerte, porque hay un presidente de la Nación de por medio.
Volviendo a las SA, la estrategía del Gobierno, porque el que corta el bacalao es el presi, no nos engañemos, es presionar y asfixiar tributariamente a los clubes hasta que digan basta y finalmente acepten que las SA son la salida para sanear sus deudas.
Porqué llego a esta conclusión? Y si nos ponemos a ver es que la realidad de hoy es que el fútbol ya no tendrá los beneficios impositivos de los que gozaba hasta ahora. La AFIP anunció que a partir de ahora se gravarán ingresos como las cuotas sociales y los contratos publicitarios. El fútbol, que hasta ahora pagaba un 7% de lo que recibía por la TV y por las transferencias de jugadores, pasará a dejar un porcentaje mucho mayor en las arcas públicas.
Cabe recordar que este privilegio se remonta de 2003 cuando el presidente Eduardo Duhalde firmó el decreto 1212 que instauraba un régimen previsional especial para los clubes de fútbol. El director de la AFIP de entonces era Alberto Abad. El mismo que se encargó de anunciar su final en cadena nacional.
El panorama de los clubes no es para nada alentador, porque la AFIP además de avisarles que los beneficios se terminaron, que la presión tributaria sobre ellos a partir de ahora será mayor y denunciarlos penalmente por sus deudas, el Gobierno volvió a decir que no habrá más Fútbol Para Todos a partir del año próximo. Es decir, los clubes tampoco tienen asegurado un recurso fundamental para su subsistencia: la TV.
En fin el Gobierno, poco a poco está empujando a los clubes a la sociedades anónimas, el gran sueño de Mauricio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia