Con el parate competitivo y los balances de un año de frustración casi absoluta para el fútbol salteño, y cuando la "modorra" parecía envolvernos en la denominada temporada baja, apareció un particular que denunció haber patentado las marcas de los escudos y colores de Juventud Antoniana y de Central Norte.
Ante esta situación, rápidamente actuaron los apoderados legales de ambas instituciones salteñas, quienes adelantaron que llevarán el caso a la Justicia asegurando que las marcas ya fueron registradas por los mismos clubes en su debido momento.
Lo cierto es que la cuestión del registro de marcas o propiedades industriales para empresas o entidades deportivas es mucho más complejo de lo que algunos imaginan.
Sin ir más lejos, en la coyuntura del fútbol internacional, hoy nos desayunamos con una noticia derivada de un conflicto similar, pero en el Viejo Continente, en el cual la Justicia falló a favor de un club popular y masivo, que se verá obligado a cambiar todos sus símbolos (colores, escudo y hasta su propio nombre) por no haber patentado a tiempo su marca: es el caso del Steaua de Bucarest, uno de los clubes populares de Rumania, a quien muchos por estos lares recuerdan por haber sido el parteneire de River en la Copa Intercontinental que se llevaron los de Núñez en 1986, en Japón.
Aunque la inhibición del Steaua es muy diferente al caso de los salteños. "Por un inconveniente legal con el Ministerio de Defensa, el club Statua de Bucarest ha perdido todo derecho de utilizar los símbolos que lo identifican como marca. El conflicto tuvo su origen cuando en 2004 el actual propietario de la institución, Gigi Becali registró la marca como propia, lo que generó una demanda del organismo estatal que, de acuerdo a los registros, ya había realizado esa acción en 1947", publicó hoy el diario Clarín. A diferencia de este caso ejemplificador, en el caso de cuervos y santos quien encendió el "ventilador" fue un particular que dice representar a un grupo empresario cuya legitimidad y existencia es dudosa, según le manifestó a Alentando el abogado del club antoniano, Adrián Baquer.

En cuanto al club rumano; "ahora la Justicia le dio la razón al Estado y canceló la marca Steaua. Como consecuencia de ello, despojó al club rumano de todos los elementos que lo caracterizaban: el escudo, el nombre e incluso los característicos colores azul y rojo de la camiseta. No obstante, los dirigentes han alcanzado un acuerdo con el Ministerio de Defensa para conservar su identidad de manera provisional", según se añade en la mencionada nota.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia