El correntino Leonardo Mayer se vistió ayer de héroe y en el partido de singles más largo de la historia de la Copa Davis venció al brasileño Joao Souza por 7-6(4), 7-6(5), 5-7, 5-7 y 15-13, para igualar la serie inicial de la Copa Davis en dos partidos por lado, a la espera del quinto y definitivo punto entre la Argentina y Brasil.
En un encuentro vibrante, con muchos cambios en el marcador, el correntino, número 29 del mundo, puso todo de sí para terminar imponiéndose luego de 6 horas y 42 minutos en Tecnópolis, superando en tiempo el choque entre el sueco Matts Wilander y el estadounidense John McEnroe de 1982, que se extendió por espacio de 6 horas y 22 minutos.
El partido fue muy cambiante, Mayer conquistó los dos primeros sets jugando un muy buen tenis, presionando con el servicio y luego atacando el revés de Souza (75), a quien le costaba acomodarse para pegar de drive. De todos modos, el brasileño fue un hueso duro de roer y la definición de esos dos primeros parciales debió extenderse hasta el tie break. En el primero, Mayer se impuso en el desempate por 7-6(4) y en el segundo por 7-6(5).
Mayer debió suspender la conferencia de prensa tras su victoria debido a que cayó en un estado de deshidratación y calambres. Fue trasladado a un hospital para una mejor atención.
El argentino tuvo todo para quedarse con el partido en el tercer set, ya que había conquistado un quiebre y había sacado ventaja de 4-1, aunque Souza recuperó la confianza, empezó a soltar su mano, al tiempo que el correntino iba mermando en su condición física para terminar cayendo 7-5 en ese parcial.
Souza siguió mejorando en su andar, y fue acorralando poco a poco al argentino que no mostró signos de recuperación, más allá de los dos quiebres que consiguió para igualar las acciones en 5-5. El brasileño apretó el acelerador, y se terminó quedando con el set con una precisa jugada de saque y volea por 7-5.
Ya en el definitivo set, Mayer tuvo tres match points cuando Souza sacaba 4-5, pero no pudo aprovechar ninguno. Más tarde, volvió a tener otros tres match points cuando su rival sacaba 8-9 y tampoco las pudo capitalizar.
Mayer se mostró acalambrado, en los cambios de lado fue asistido por todo el equipo argentino, y recién pudo cerrar el partido en el 12º match point quebrando el saque de Souza, tras un derechazo cruzado al drive del brasileño, para terminar el set por 15-3.
El estadio prácticamente se vino abajo y los casi siete mil espectadores sacaron de adentro ese grito victorioso que se hizo esperar más de la cuenta, en un partido extremadamente largo, el más extenso de singles de la historia de esta Copa.
Con este resultado, la Argentina igualó la serie con dos juegos por lado, luego de la victorias de Mayer ante Bellucci y Souza.
"Estamos en carrera todavía, eso es lo importante. No puedo explicar lo que sentí, fue increíble, la gente no paraba de alentarme y eso me permitió seguir adelante, ya que jugué como cuatro horas acalambrado", confesó el correntino de 27 años, luego de su festejada victoria. "Agradezco a la gente, quería ganar para darle la victoria, pero es imposible jugar al tenis así. Estas son las cosas que la ATP no entiende y debería revisar", se quejó Mayer, en alusión a los extensos partidos al mejor de cinco sets que permiten que se den este tipo de situaciones increíbles.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia