Si bien las primeras participaciones de Argentina fueron del equipo masculino, después del boom de Las Leonas en Sydney 2000, las chicas empezaron a practicar hockey y muchas llevaron a sus hermanitos para que descubran la disciplina.
Creo que ahora se viene un nuevo auge en el hockey. Solo basta recordar cuántos chicos empezaron a jugar al básquet tras la Generación Dorada y ahora, seguramente, va a explotar el hockey masculino, con esta Generación Dorada.
No me quiero olvidar que durante mucho tiempo hubo entrenadores buscando chicos, pasando casa por casa, para completar un equipo. Ahora hay que disfrutar del nuevo hockey que se viene.
Debo reconocer que a esta final no la había pensado nunca y menos ganarle 5 a 2 a una potencia como Alemania, en semifinales.
A las ganas, estos Leones le agregaron táctica, técnica, cabeza, todo lo que tenían los jugadores de Europa. Todo eso, sumado al corazón, esa esencia que Argentina tiene, nos hizo ser un rival molesto para cualquiera. Antes quizás se jugaba solo con el corazón y ahora están adaptados al hockey mundial.
El 70% del equipo fue campeón Mundial Sub-21, pero esta gloria era impensada, no me imaginaba.
Como dije, estoy muy contento por el oro, especialmente porque le hace muy bien al hockey argentino.
Nuestra liga, la Liga de Argentina, es una de las mejores del mundo, eso se tiene que saber, sobre todo los jugadores. Los chicos primero tienen que preocuparse por su club y después ver si pueden llegar a Buenos Aires.
En estos Juegos tuvimos muchos altos en rendimientos. Matías Rey, por ejemplo, es el mejor defensor del mundo. Hay grandes delanteros como Lucas Vila y Juan Manuel Vivaldi es un arquerazo. Ellos son los mejores, son de su liga. Muchos de Los Leones están en Argentina, en el torneo Metropolitano. El cuerpo técnico supo llevar el grupo y eso fue fundamental.
Bélgica también tiene una liga fuerte, con muchos extranjeros. Es súper profesional y generó mucho nivel. Se enfrentaron dos grandes equipos y está muy bueno que pase eso, que las potencias como Alemania y Holanda miren desde afuera, es otra forma de ver el hockey.
Yo que estuve en el exterior sé que no hay nada que envidiarle a las demás ligas. Es un llamado de atención a quienes componen los torneos de Argentina. Me quedé sin palabras, estoy feliz.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia