El laboratorio antidopaje de Rio de Janeiro recuperó la credencial que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) le había suspendido hace un mes y podrá analizar las pruebas que se realicen a los atletas durante los Juegos Olímpicos de agosto, informó ayer el ministerio de Deportes.
"El ministerio de Deportes y la Autoridad Brasileña de Control de Dopaje (ABCD) recibieron con satisfacción la noticia de que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) decidió levantar la suspensión provisoria que había impuesto" el 24 de junio, indicó una nota donde se informó igualmente de que la medida tiene "efecto inmediato".
La sanción, impuesta luego que la AMA detectara que el centro no estaba en conformidad con el estándar internacional para laboratorios, prohibía llevar a cabo análisis antidopaje en muestras de orina y sangre.
En las últimas semanas, indicó el ministerio, la AMA realizó un "proceso de auditoría y revisión de los procedimientos" del Laboratorio Brasileño de Control de Dopaje (LBCD) y ahora está apto para operar durante los Juegos (5 al 21 de agosto).
El centro, que está ubicado en la Universidad Federal de Rio (UFRJ) y costó 188 millones de reales, recibió su credencial originalmente en 2015. Tras la suspensión, Marco Aurelio Klein fue destituido como jefe de la ABCD y su puesto pasó al exjudoca Rogerio Sampaio.

El dopaje y Rusia

Las federaciones internacionales respectivas decidirán, uno por uno, qué deportistas rusos pueden participar en los Juegos de Río 2016, anunció el Comité Olímpico Internacional (COI), quien a la vez admitió que, según lo que decida el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) hoy respecto de los 68 atletas rusos a los que la IAAF no deja competir, quizás tampoco las federaciones tengan posibilidad de sancionar a nadie.
El TAS fue establecido por el COI durante el mandato de Juan Antonio Samaranch y su actual presidente, John Coates, es vicepresidente del COI y miembro del Ejecutivo olímpico que decidió no sancionar a Rusia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia