La presencia de Lionel Messi en el debut de la Argentina en la Copa América 2016, el próximo lunes, frente a Chile, por la primera fecha del Grupo D, es toda una incognita. Es que el fuerte golpe que sufrió en las costillas durante el amistoso frente a Honduras aún le provoca un fuerte dolor y, según contaron algunos medios españoles ayer, podría marginarlo de varios partidos del certamen continental.
En las últimas horas, el malestar en la zona afectada sigue siendo intenso. Ayer, mientras se preparaba para declarar, estaba inquieto: se ponía de pie, estiraba, se notaba que le dolía mucho. "Estoy jodido, me duele mucho. Si sigo así, no llego a jugar contra Chile. Vamos a ver cómo evoluciono", le dijo a su círculo íntimo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia