El astro argentino Lionel Messi fue consagrado hoy como el mejor futbolista del mundo por quinta vez en su carrera, al ganar el Balón de Oro 2015 en la gala que la FIFA celebró en el Palacio de los Congresos de la ciudad de Zúrich, en Suiza. "Es un momento muy especial para mí", dijo emocionado el argentino.
El rosarino, que ya lo había conseguido de manera consecutiva entre 2009 y 2012, recuperó el galardón más importante a nivel individual, después de dos temporadas en poder del portugués Cristiano Ronaldo, quien integró la terna al igual que el brasileño Neymar. "Sin mis compañeros no hubiera sido posible. También al fútbol, porque me hizo ser todo en la vida", expresó "La Pulga" mientras recibía el galardón.
Messi: "Sin mis compañeros no hubiera sido posible. También al fútbol, porque me hizo ser todo en la vida".
Nadie dudaba sobre que el galardón quedaría en manos de Lionel quien ya lo obtuvo de manera consecutiva entre 2009 y 2012. Las encuestas, las apuestas, las especulaciones de la prensa internacional y hasta sus propios adversarios lo daban como ganador de antemano.
El 2015 de "Lio"
Es que Messi tuvo un 2015 fantástico. A excepción de la Supercopa de España -perdida ante Athletic Bilbao-, lo ganó todo con Barcelona, en un nivel individual superlativo, una vez más. Le bastaron diez meses del año para acumular méritos, pues dos se los perdió por una lesión ligamentaria en la rodilla izquierda que sufrió a fines de septiembre. Coronó la Liga de España y la Copa del Rey en mayo y su cuarta Liga de Campeones de Europa en junio, cuando experimentó su mejor momento del año.
Después de la frustración en la Copa América a comienzos de julio, se consoló con la Supercopa de Europa en agosto y logró en diciembre el Mundial de Clubes de la FIFA ante River Plate en Japón. La Liga de Fútbol Profesional de España (LFP) lo distinguió como el mejor jugador de la temporada 2014-2015 y la UEFA hizo lo propio en la última Champions, cuyo premio al gol más bonito también quedó en poder del argentino. Fue aquel en el que dejo en ridículo a Jeremy Boateng, del Bayern Múnich, en la semifinal en el Camp Nou. En sus diez meses de competencia, Lionel Messi (28 años) jugó 61 partidos, marcó 51 goles, brindó 28 asistencias y ganó cinco trofeos; en cambio Cristiano Ronaldo (30) no ganó títulos pero hizo siete tantos más (58) en 62 encuentros, por su parte Neymar (23) celebró 46 anotaciones en 63 cotejos. El luso sustentó su candidatura por haberse convertido en el goleador histórico de la Champions y en el primer anotador del pasado torneo español.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia