Lionel Messi arribó hoy al país y desde el aeropuerto de Ezeiza viajó directamente a la ciudad de Rosario, donde pasará las fiestas navideñas con su familia en un breve descanso, después de la consagración con el Barcelona en el Mundial de Clubes ante River. en Japón, el domingo pasado.
El capitán del seleccionado argentino apenas estuvo unas horas en Barcelona tras la conquista del título internacional y se embarcó anoche junto a su familia para aprovechar al máximo los cinco días de licencia que recibió por parte del club catalán.
Messi, de 28 años, tocó suelo argentino en el aeropuerto de Ezeiza, pero desde allí se dirigió en otro avión hacia su ciudad natal.
Vestido con jeans, remera blanca y zapatillas del mismo color, el astro fue el primero en bajar de la aeronave para encabezar la delegación familiar que incluye a su mujer Antonella Roccuzzo y sus hijos Thiago y Mateo.
De todas maneras, no será mucho el tiempo que podrá permanecer con sus seres queridos en Rosario pues el domingo 27 participará de una entrega de premios en Dubai y luego el 30 jugará ante Betis por la Liga de España, en la que su equipo es líder junto a Atlético Madrid.
El talentoso delantero, después de marcarle un gol a River en la final del Mundial de Clubes (3-0) y pedirle perdón por ello a los hinchas millonarios, debió soportar igualmente una agresión de un simpatizante riverplatense en el aeropuerto de Narita, en Tokio.
La Pulga quedó en el centro de la escena por su gol en la final, por los elogios de sus compañeros y por las secuelas de la agresión que sufrió al dejar Japón, algo que lamentaron desde el técnico riverplatense, Marcelo Gallardo, hasta la propia dirigencia del club de Núñez, que emitió un comunicado oficial en el que se "repudia cualquier tipo de violencia" y se le "ofrecen las disculpas correspondientes al futbolista y al FC Barcelona".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia